El Tokyo Stadium se vistió de gala para la apertura de la Copa del Mundo de Rugby 2019. Corta, con un gran despliegue tecnológico, mostró lo mejor de la cultura nipona.

El público llegó para ver la ceremonia y el partido inaugural entre Japón y Rusia en tanto 220 bailarines mostraron parte de la cultura nipona y con el Monte Fuji como ícono. Se presentó a las selecciones que participarán de la Copa del Mundo en una apertura que fue corta, pero dinámica. La ceremonia contó la historia del mítico amanecer del tiempo, los orígenes del rugby y su llegada a Japón y el florecimiento de la Copa Mundial de Rugby en Asia por primera vez.