Quedaron despejadas las dudas y en ceremonia pública Universidad de Chile presentó a su nuevo entrenador. En rigor, no quedaban muchas: el nombre de Frank Darío Kudelka ya se había filtrado.

¿Quién es este DT argentino?. Hasta antes de esta nominación, su nombre no era muy conocido pero sí existía un reconocimiento de su trabajo. En efecto, en sucesivas temporadas fue ascendiendo de categoría a Talleres de Córdoba hasta dejarlo en la división de honor y como participante en la próxima Copa Libertadores de América.

Pero al margen de estas consideraciones, lo que llamó la atención de la dirigencia universitaria es su forma de relacionarse con los jugadores y, muy particularmente, su estilo de juego.

En su primera conferencia dio señales claras de que es un admirador de Bielsa y, por ende, partidario del juego ofensivo. Por cierto, este hecho no asegura, por sí sólo, triunfos. Pero en lo personal me produce una gran satisfacción.

Desde ya, advierto que esta forma de juego tiene detractores y admiradores, por lo que comienza con un medio técnico y comunicacional fragmentado.

Algunos lo celebrarán y se alegrarán de sus triunfos. Otros, en tanto, estarán a la vuelta de la esquina esperando, si no su caída, al menos una mutación táctica. Algo que lamentablemente suele ocurrir con muchos entrenadores que, al menor traspié, con mucha facilidad cambian de traje táctico y no necesariamente logrando éxitos (Pablo Guede es un buen ejemplo).

La frase de Kudelka, aquella de que “el futuro está en el arco contrario”, es bastante más que una expresión al pasar.

Es casi una forma de vida. Bienvenido al mundo de los soñadores.

Comentarios

comentarios