En el estadio nacional se jugó la Supercopa de Chile, entre el campeón del torneo de transición y el campeón de la Copa Chile.

Fue una buena victoria de Colo Colo y la cuarta Copa que logra Pablo Guede en un periodo relativamente corto, en la cabina técnica de los albos.

Es posible que la debilidad de su rival de turno, Santiago Wanderers, que recordemos descendió a la primera B de nuestro fútbol, sea un factor a considerar, pero cada vez que el cuadro está expuesto a criticas demoledoras tanto Aníbal Mossa como Guede logran apaciguar las aguas y devolver la confianza a su belicosa hinchada.

Cabe preguntarse entonces ¿ no estará el periodismo equivocado y en verdad inadvertidamente en Colo Colo se esta embrionando un interesante proyecto donde se han ido incorporando nuevos rostros y reforzándose solo con uno que otro nombre.

Supercopa

Es cierto que ello implica un riesgo y un desgaste de  sus ejecutores frente a un medio ávido de inmediateces y prisas. Si esa fuera la  idea los reproches y las criticas disminuirían.

Con todo, sigo pensando que en lo expuesto por Guede, sus formas y estilos siguen en deuda. Con lo que tiene, con lo que llegó y con lo que puede llegar, es dable exigir a Guede mucho más.

Ya lo hizo y elevó su prestigio, el  que se pone a prueba en el día a día, a mi juicio innecesariamente.

 

Comentarios

comentarios