Tomás González ya ha estado en dos Juegos Olímpicos, Londres 2012 y Río 2016. Sabe de que se trata esa experiencia, de las emociones de llegar a ser finalista en dos citas, del sacrificio asociado para llegar a la cita de los cinco anillos. Nadie tiene que contárselo, lo vivió el mismo tras años de preparación, dolor, esfuerzo y constancia.

Muchos deportistas que sueñan con esa posibilidad hoy podrían ver sus anhelos destruídos por un factor que sólo puede verse a través de un microscopio: el Coronavirus podría derrotarlos a todos antes siquiera que empiecen las competencias. Hoy Tokio 2020 está en serio riesgo de suspenderse. Sería al primera vez en la historia olímpica que una razón que no es una guerra mundial obliga a botar los Juegos.

«En mi caso obviamente que tendría que plantearme nuevos objetivos -dice Tomás González- todo está muy incierto y estamos todos expectantes de qué va a pasar. Espero que si pasa algo sea una postergación, por el hecho de tener Juegos Olímpicos. Es todo tan incierto que todos estamos pensando en Tokio como si se fueran a hacer en forma normal».

¿Como afectaría en las curvas de rendimiento, la postergación de Tokio 2020?

«Afecta mucho una postergación, porque una macro planificación incluye todo un ciclo olímpico completo. Afecta a la preparación de todos, obviamente a los países mas fuertes en todos sus deportes. Sería muy complicado…. a nosotros no nos han comunicado nada oficial aún. En una copa en Australia en que acabo de estar, por política de gobierno no dejaron entrar a ningún gimnasta chino. Pero oficial, nada se nos ha comunicado».

En caso de postergarse un año, para un gimnasta como tu quien probablemente estaría en sus últimos años de competencia ¿alcanzas a estirar otra temporada el rendimiento?

«Creo que sí, a mi edad estando a este nivel, no sería tan distinto, aunque obviamente cada año va costando un poco más. El tema de la recuperación es mas lento, las lesiones, el día a día es más complicado, el principal cambio en mí fue a los 30 años, cuando ya sentí menor capacidad de regeneración. Pero todavía estoy ejecutando buenas rutinas con puntajes de 14600, 14700. El oro panamericano, otra Copa del mundo que gané… podría rendir bien todavía».

¿Sientes temor de ir a los Juegos en Japón, por la cercanía con China donde es el foco inicial y mas grande del virus?

«Yo creo que sí, todos estamos preocupados. Es nuevo, se van a demorar en hacer ensayos clínicos para hacer una vacuna… todos estamos un poco preocupados. También por las especulaciones de los medios, ya no se sabe a quien creerle».

De cancelarse definitivamente ¿como enfrentaría la frustración un deportista que probablemente competiría sus últimos Juegos Olímpicos?

«Por el hecho de estar finalizando mi carrera prácticamente, uno afronta todo con mayor madurez. Yo intento disfrutar un poco más esto del alto rendimiento que es complejo, sobre todo en Chile. En lo personal ya logré todos los objetivos que me propuse como gimnasta, así que para mí no sería tan terrible que se cancelen. Lo mismo que si no clasifico tampoco sería tan terrible (nota de El Faro: hoy está como segundo reserva) . Yo estoy súper contento con todo lo que hice en estos casi 30 años, tengo hasta un ejercicio con mi nombre, aparte de todas las medallas y finales olímpicas. Me siento conforme, aunque me imagino que para otros deportistas debe ser mas difícil. Y se debe aprender que en el alto rendimiento también hay otros factores externos que influyen, y hay que asumir que existen estos costos asociados».