La decimocuarta etapa del Tour de Francia dejó grandes alegrías para los locales con la conquista de Thibaut Pinot del mítico Tourmalet y la consolidación de Julian Alaphilippe como líder en la clasificación individual.

Corrida a una distancia de 117,5 kilómetros, que cerró con la escalada en la cordillera de Los Pirineos del famoso puerto de montaña, la etapa vio coronarse a Pinot (Groupama-FDJ) seis segundos por delante de su compatriota Alaphilippe (Deceuninck-Quick-Step) y del holandés Steven Kruijswijk (Jumbo-Visma).

Después de cumplidos tres de los cuatro tramos previstos en Los Pirineos, incluyendo el imponente Tourmalet con sus 19 kilómetros de longitud y un desnivel promedio del 7,4 por ciento, Alaphilippe se aferra al maillot amarillo y pone a soñar a toda Francia.

El galo acumula una ventaja de dos minutos y dos segundos al campeón defensor del clásico más importante del ciclismo mundial, el británico Geraint Thomas (Ineos), y dos minutos y 14 segundos a Kruijswijk.

Por equipos Movistar retomó la punta al desplazar a Trek-Segafredo, ubicado a 11 minutos y cinco segundos, con Bora Hansgrohe tercero, a 25 minutos y 10 segundos.

El colombiano Egan Bernal (Ineos), quien entró hoy quinto, mejoró en la general un puesto, y marcha cuarto a tres minutos exactos del líder, destacando por América Latina, que participa en el Tour de Francia con seis ciclistas, cuatro de ellos escarabajos.

La jornada volvió a contar con la presencia del presidente Emmanuel Macron, quien la víspera participó en Pau en una ceremonia por el centenario del maillot amarillo.

Para mañana el giro depara la decimoquinta etapa, la última en Los Pirineos, sobre una distancia de 185 kilómetros entre Limoux y Foix Prat d´Albis, un periplo durísimo que incluye tres puertos de montaña de primera categoría.