El excampéon mundial y todavía peso pesado invicto, el inglés Tyson Fury, no tuvo problemas para conseguir una cómoda victoria en su retorno a los entarimados, ya que noqueó en sólo dos rounds al alemán Tom Schwarz, en el combate estelar de una cartelera que la empresa Top Rank organizó este sábado por la noche en el Hotel MGM Grand, de Las Vegas, Nevada.

Fury no peleaba desde diciembre pasado, cuando empató con Deontay Wilder, por el título pesado del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). Y en su regreso, lució cómodo, porque manejó la pelea a su gusto, hasta noquear en dos rounds a Schwarz.

Fury, quien ingresó al ring al son de la canción «Living in America» de James Brown en un homenaje a la película Rocky IV, nunca fue amenazado por su retador.

En el primer round, Fury manejo el combate, peleando a distancia, y comandando las acciones en todo momento.

En el segundo asalto, Fury decidió pelear de guardia zurda. E igualmente, lució sobrado ante Schwarz, manejando la pelea a su ritmo. El ataque de Fury fue efectivo y lesionó la nariz de Schwarz, provocando un fuerte sangrado nasal, pero también tuvo tiempo de lucir su velocidad y buenos movimientos de cintura, porque se quedó unos segundos en las cuerdas, esquivando la ofensiva del peleador alemán.

Una vez que jugó en las cuerdas, Fury soltó sus combinaciones para enviar a la lona, a Schwarz, quien se levantó al conteo del referee estadounidense Kenny Bayless, pero no duró mucho. Fury se lanzó con todo, lo tenía a su merced contra las cuerdas, pero la esquina del alemán decidió abandonar.

«Vine aquí para darle un buen espectáculo a Las Vegas y espero que todos lo hayan disfrutado tanto como yo», dijo Fury. «Quiero agradecer a todos los que organizaron un gran espectáculo. ESPN estuvo promocionando la cartelera todos los días durante 4 semanas.

El final del combate se produjo a los 2:54 minutos del segundo round, dejando a Fury con un record de 28-0-1, con 20 nocauts, mientras que Schwarz vio caer su palmarés a 24-1, con 16 nocauts.

Un total de 9,012 aficionados pagaron su boleto para ver en acción a Fury, en su debut en Las Vegas, específicamente en el ring del MGM Grand Garden Arena.