Colo-Colo venció a la Universidad Católica por goleada en la final de la Super Copa, con goles de Paredes (2) Vilches y Valdés lo albos ganan por primera vez este torneo. De alguna manera al obtener este título se calma el ambiente interno del club.  En un primer tiempo de alto vuelo, ambos equipos brindaron un excelente espectáculo.

Un primer tiempo equilibrado donde ambos equipos entregaron su mejor repertorio, la UC hizo trabajar al portero albo desde el inicio y llegó constantemente a la portería contraria con claras oportunidades de gol, transformando al nervioso Orión en figura. En dos oportunidades ahogo el grito del uruguayo Santiago Silva.

Por su parte los albos elaboraban jugadas para inquietar constantemente al fondo cruzado. Personalmente hace bastante tiempo que no veía un partido de estas características, con mucha presión, más verticalidad y que ambos equipos pensaran más en el arco contrario que el propio. Lo del primer tiempo fue un espectáculo de alto nivel, el segundo de muchos goles.

Factor determinante el tridente de los albos: Valdés, Valdivia y Paredes. Cuando la UC marcó el primer gol, pero los albos se demoraron dos minutos en encontrar la igualdad. La presencia de Jorge Valdivia fue fundamental para el equipo de Pablo Guede. El Mago se adueñó del balón en el mediocampo y cada vez que arrancaba con pelota dominada producía pánico en el fondo cruzado, también permitió que Jaime Valdés se transformará en el mejor del equipo ganador. Lo de Paredes ya no es novedad, letal ante cualquier oportunidad, casi siempre termina en gol.

La UC de Salas tiene que mejorar en el aspecto defensivo, especialmente por las bandas donde no mostró seguridad y tampoco aporto para la labor ofensiva. Salas se demoró bastante en sacar a Vallejos, que nunca se metió en el partido, ni por la derecha ni por la izquierda.

Abusa mucho en buscar a Silva levantando en forma exagerada el balón, el uruguayo no pudo con dos cabezazos,absolutamente sin marca no pudo convertir. Salas en conferencia de prensa manifestó “No vio un mal partido de Católica, fue bastante bueno”.

Puede ser bueno cuando se pierde por goleada, ahora que fue exagerado, eso sí es verdad, el entrenador de la UC  tendrá  que afinar su esquema para que su equipo sea un verdadero protagonista en el Torneo Transición.

Aunque a alguno les moleste, me refiero a periodistas y especialmente a los técnicos nacionales, Pablo Guede sigue demostrando que tácticamente esta unos escalones más arriba que los entrenadores nacionales, lee mejor los partidos, gana finales y no pierde con sus clásicos rivales.

Un mensaje para considerar, especialmente para los protagonistas, para los entrenadores que trabajan en este medio, para los actores principales los futbolistas. Lo brindado por Colo-Colo y la Universidad Católica especialmente en el primer tiempo fue espectacular, y el segundo también fue bueno. Esto demuestra que se puede jugar bien, con mayor ritmo, pensar más en el arco rival y dar espectáculo. Parece que se puede.