En esta época del año el golf no da respiro. Esta semana se disputa al tercer Major de la temporada, el US Open y muchas causas nos hacen pensar que será un gran campeonato. En primer lugar, la cancha. Por la rotación de sus sedes este año el torneo se traslada a esa postal que es Pebble Beach, ahí donde en muchos hoyos el fuera de cancha es el mar. Jugar con la ola rompiendo al lado le da a este torneo un atractivo visual único.

Todos los mejores del mundo estarán presentes y, entre ellos, un chileno. Esta vez no será Joaquín Niemann, sino que Guillermo “Mito” Pereira que, ratificando su gran momento, entró al field del torneo gracias a sus brillantes actuaciones en las etapas clasificatorias. Es una gran oportunidad para él; tiene el volumen de juego para pasar el corte clasificatorio y de ahí puede soñar con una gran actuación para el sábado y domingo. Si lo logra lo dejaría como el segundo jugador chileno en la historia del golf, después de Niemann, en pasar el corte en un Major.

Y como todos los fanáticos de este deporte yo también tengo mis favoritos y los pondré en orden: 5° Jordan Spieth, ha venido mejorando sustancialmente su juego después de un largo bajón y sabe lo que es ganar un US Open; 4° Tiger Wood, ganador de Augusta va por su victoria 16 en los grandes. Además, es imposible olvidar cuando en esta misma cancha el año 2000 ganó con la mayor diferencia de golpes que se ha registrado para un major, le sacó 15 al segundo; 3° Dustin Johnson, segundo en el PGA Championship hace un par de semanas, es siempre un favorito en este torneo; 2° Phil Mickelson, en la que probablemente sea su última oportunidad de ganar el US Open y de paso el Grand Slam. Lo pongo entre mis preferidos ya que sería una gran historia deportiva. El domingo cumple 49 años por lo que de paso se transformaría en el jugador de mayor edad en ganar un major. Y ojo que ha ganado varias veces en Pebble Beach; Finalmente, y ha sabiendas que sería una sorpresa, me la voy a jugar por el australiano Jason Day. Reconozco que la lógica indica que debería mencionar a Brooks Koepka o a Rory Mc Ilroy, pero a Day le llevará los palos el retirado e histórico caddie de Tiger, Steve Williams, que sin duda puede ser un factor importante en esta cancha. Además, por sus condiciones, ya sería hora para que el australiano gane un nuevo major.

Con todos estos ingredientes la mesa está servida por lo que no hay excusas para no disfrutar un gran fin de semana de golf.

Columna Juan Eduardo Troncoso