La Federación de Tenis de Estados Unidos (USTA), reaccionó en duros términos al cambio de fecha de Roland Garros.

«Son tiempos sin precedentes y estamos evaluando todas las opciones para el US Open, incluyendo la posibilidad de aplazar el torneo a una fecha posterior».

«En el caso que eso ocurra lo haremos de acuerdo con el resto de las instituciones del tenis». «En un momento en el que todo el mundo debe estar juntos, esta será nuestra manera de actuar».

Estas fueron las declaraciones en clara alusión a lo unilateral de la reciente decisión del torneo parisino.

El Abierto de Estados Unidos está programado entre el 24 de agosto y 13 de septiembre y con la nueva fecha anunciada por Roland Garros desde el 20 de septiembre hasta el 4 de octubre solo queda una semana de margen entre los dos Grand Slams, lo que ha traído una serie de críticas.

Además de la superposición con la Laver Cup que enfrenta al equipo europeo contra resto del mundo desde el 25 al 27 de septiembre y en donde ya están vendidas todas las entradas.

WIMBLEDON

Mientras tanto desde el All England Lawn Tennis Club, escenario que cobija el torneo de Wimbledon explicaron las medidas que están aplicando, aunque sin hablar sobre un posible cambio de calendario.

“En este momento seguimos planificando los campeonatos y la temporada en hierba”, manteniendo la fecha original del 29 de junio al 12 de julio.

Aunque el avance del COVID-19 tendrá la última palabra.