Noche de fiesta en el coliseo Antonio Azurmendi de Valdivia con el debut del equipo local y actual campe+ón chileno CD Valdivia en la Basketball Champions League América y donde la lógica lo tenía como favorito al visitante Flamengo, pero debía afrontar un partido durísimo.

El definitiva el equipo brasilero pisó fuerte en Chile, derrotó 92-79 a Valdivia y se clasificó para los cuartos de final, en cambio, los locales ya no dependen de sí mismos para avanzar en segundo lugar y deberán ganar si o si el martes a Instituto de Cordoba.

Que Flamengo armó su plantel para ir por el título no es noticia, pero sí deslumbra dentro de la cancha. Los dirigidos por Gustavo de Conti siguen a paso firme en la máxima competencia a nivel continental. Cada uno sabe a qué juega, qué pieza mueve dentro del equipo porque Franco Balbi sigue como el conductor perfecto (metió 14 puntos y repartió 7 asistencias); Olivinha y Marquinhos dominan la zona pintada; Deryk Ramos cada vez toma mayor protagonismo y Eloy Vargas se acopló de manera excelente al plantel.

Valdivia, por su parte, contó con un buen debut de Matthew Fisher-Davis (22 tantos), pero pagó el menor roce internacional ante un gigante como Flamengo. El dúo argentino Nicolás Ferreyra e Ignacio Alessio combinaron 32 puntos e hicieron vivir la esperanza de todo el público chileno que colmó el estadio y vibró con el partido.

Apenas fueron 8 puntos los que los separaron en el marcador al final del primer tiempo, gracias a ese doble sobre la chicharra de Franco Balbi, que le dio mayor aire a Flamengo. Eso sí, los brasileños salieron con todo a la segunda mitad y lo demostraron dominando en un excelente tercer cuarto (29-17) a partir de un 8-0 inicial.

Y si bien el último periodo fue para Valdivia, los visitantes ajustaron las marcas, les entraron un par de bombas claves y ganaron un partido importante. Aprovecharon a la perfección su juego interior con 50 puntos en la pintura contra apenas 26 de los chilenos, y una diferencia abismal con los que aportaron los suplentes (43-9).

Flamengo se metió en cuartos de final a falta de un partido, el que cerrará la primera fase, el próximo viernes ante Instituto en Río de Janeiro. A Valdivia se le complicó el panorama porque ya no depende de sí mismo para avanzar: le tiene que ganar el martes a los cordobeses en Chile, que Instituto pierda en Brasil y esperar.