En solo seis días el rendimiento de Venezuela se vino abajo en el Sudamericano Sub 20 que se juega en Rancagua en su Hexagonal final, peligrando su clasificación al Mundial de Polonia y a los Panamericanos de Lima, quedando al borde de la eliminación.

Pareciera que se derrumbaron en lo físico los dirigidos por Rafael Dudamel, o en su defecto se desconectaron psicológicamente de cara al gran doble logró que podrían conseguir.

Esta pareciera ser la explicación más certera del declive del conjunto del ex portero venezolano, quienes recibieron cinco goles en menos de cuatro días, para complicarse en las matemáticas con respecto a la clasificación a los torneos internacionales futuros.

Derrumbe total, falta la de ideas, la presión que tanto la caracterizaba se desvaneció y por ende Colombia fue más, quien a través de los tantos de Andrés Reyes, tras una floja marca una vez más en la pelota quieta, y en la segunda mitad una genialidad de Iván Ángulo que dejó rezagado al lateral izquierdo Miguel Navarro para finiquitar el marcador.

Última jornada de infarto la que se viene este domingo, donde la Vinotinto encarará a la complicada Ecuador, donde la obligación pasa por ganar sí o sí para meterse entre los cuatro clasificados, sin depender de otros resultados.

Palmezano es uno de los volantes de la selección || Foto: SeleVinotinto