A unos días de cumplir 43 años, Vince Carter sigue siendo parte importante de un equipo en la NBA y anoche en el partido entre sus Atlanta Hawks y Miami Heat, alcanzó su partido 1.500 de temporada regular en la NBA.

De esta forma el escolta logra algo que solo consiguieron otros cuatro jugadores que fueron sinónimo de vigencia en el más alto nivel: Robert Parish, Kareem Abdul-Jabbar, Dirk Nowitzki y John Stockton.

Disputando su 22ª temporada en la NBA, cada partido que juega Carter prácticamente supone un nuevo récord en la mejor liga del mundo. El veterano alero alcanzó la cidra de los 1.500 partidos en la derrota de su equipo en la cancha de los Miami Heat, cuya afición le recibió con una sonora ovación cuando ingresó por primera vez en la cancha.

Por delante ya sólo quedan cuatro jugadores en la historia de la NBA que hayan jugado más partidos que ‘Vinsanity’: Robert Parish (1.611), Kareem Abdul-Jabbar (1.560), Dirk Nowitzki (1.522) y John Stockton (1.504).

Con los 58 partidos de temporada regular que todavía le restan a los Hawks, Carter podría colocarse como el tercer jugador con más encuentros en la competición ampliando más su condición de leyenda. Comenzó siendo una joven estrella destacada por su capacidad anotadora, con una increíble capacidad atlética que dejó varias de las mejores volcadas de la historia.

Lideró a Toronto Raptors y New Jersey Nets, fue parte importante de un equipo de Orlando protagonista en 2010, aporto su experiencia en campañas de Dallas Mavericks y Memphis Grizzlies que alcanzaron los Playoffs y, después de un año en Sacramento Kings, actualmente es un referente del vestuario en Atlanta Hawks, donde comparte todo lo que aprendió a lo largo de dos décadas con figuras jóvenes como Trae Young.

Si sumamos los de Playoffs, son 1.588 los partidos de Carter en la NBA, además de ocho participaciones en el All-Star Game entre 2000 y 2007. Pick 5 del Draft 1998, fue el Rookie del año en 1999, All-NBA en 2000 y 2001, ganador de un icónico concurso de volcadas en el 2000 y elegido «compañero ideal» por sus colegas en el 2016. En el plano del básquetbol internacional, se consagró campeón olímpico en Sydney 2000 y campeón de FIBA Américas en el Preolímpico de Puerto Rico 2003.