Uno que sabe. Si de voces autorizadas se trata, Waisale Serevi es uno de ellos. Parte del Salón de la Fama de la World Rugby, el ex seleccionado fijano, considerado uno de los mejores jugadores de seven de la historia, compartió unas palabras con Faro Deportivo, sobre la actualidad del rugby chileno y su pasar como entrenador de Rusia.

«El mago», como es conocido, será recordado por siempre por su potencia en la cancha y los malabares que hacía con la ovalada en mano. Hoy, con 39 años y ya retirado como jugador profesional, está viviendo una nueva etapa como entrenador: como coach de Rusia Sevens.

Con un traductor ruso a su lado, el doble campeón del mundo daba instrucciones a un costado de la cancha con su marcado inglés isleño. Muy respetuoso con todos, accedía a sacarse fotos con cada fanático que lo reconocía en el camino. Su equipo, un grupo de jugadores jóvenes y con proyección, no logró destacar en el Circuito Sudamericano, pero el objetivo era darle rodaje al grupo.

¿Cómo ha estado el Circuito Sudamericano para Rusia?

Nos fue muy bien. Lo que nos tocó en Punta del Este y acá en Viña fue lo que esperábamos. Acá los equipos están muy bien preparados físicamente. Estamos llegando ahí, necesitábamos este tipo de competición. No todo es ganar, todo se trata de aprender, y eso es lo que hemos hecho en esta gira. Estoy contento con el rendimiento de mis jugadores.

¿Cómo ves al equipo chileno de seven?

Chile ha estado jugando muy bien. Felicitaciones para ellos. Fue un gran logro ganarle al primer equipo de Argentina en Punta del Este. Ya no es casualidad. Me acuerdo haber visto el partido donde le ganaron a Nueva Zelanda el año pasado en Silicon Valley, fue un gran partido. Vienen haciendo las cosas bien y les deseo toda la suerte para lo que les venga.

Uno se sus objetivos es clasificar al Seven World Series este año en Hong Kong ¿Crees que puedan lograrlo?

Sí, creo que tienen todas las capacidades para llegar al World Series. Si hacen un buen campeonato en Hong Kong tienen muchas posibilidades. Pero va a estar duro. Aún quedan campeonatos por jugar y muchos equipos se están preparando para eso. Todos van con sus equipos estelares y el nivel sube cada año. Pero Chile juega muy bien.

Weisale termina así su gira por Sudamérica con la derrota de su equipo en la semifinal de Bronce ante Alemania en Viña del Mar. Las conclusiones la saca en su vuelta a casa.