El presidente de la Federación Nacional de Hockey Césped, Walter Krämer, analizó el año que acaba de finalizar y los desafíos para el 2020 donde destaca el Panamericano sub 21 que se realizará en noviembre en Santiago y los avances de la cancha pública.

¿Cómo evalúas el 2019 para el hockey nacional?

“Tiene miradas distintas y es difícil separarlas. Nos debemos en gran medida a todo lo que es Torneo Nacional, Encuentros infantiles y actividades de masificación, capacitación y desarrollo. Al mismo tiempo, gran parte del presupuesto está orientado al alto rendimiento, a adultos y sub 21. Son dos realidades distintas. En las primeras áreas, el año 2019 fue de seguir profundizando acciones que venimos sembrando hace tiempo en distintas categorías y estamentos como el crecimiento de la RED de Colegios SIP. También pudimos concretar este año el primer Torneo de Selecciones Regionales donde compitieron la Metropolitana, Costa, Norte y Sur, con grandes resultados. También trabajamos con la ilusión de que en nuestro Estadio Nacional se construyan las dos canchas de nuestro Centro Nacional de Hockey para poder seguir desarrollándonos con más fuerza y para que comunas de mucha población y colindantes puedan desarrollar el hockey”.

¿En cuanto a las selecciones?

“Hay que ser muy francos y decir claramente que nos quedamos con un sabor amargo por la participación de los Juegos Panamericanos de Lima. Son los primeros Juegos desde Santo Domingo 2003 en que no cosechamos medalla alguna.  Esto conecta con la masificación que mencioné anteriormente, es importante no perder de vista nuestros objetivos y áreas donde intentamos abordar para sembrar desarrollo futuro, al tiempo que intentamos mantener la figuración internacional que actualmente ostentamos y que hemos conseguido con esfuerzos enormes de muchos. Para que el día de mañana podamos seguir consiguiendo resultados a nivel internacional, el trabajo de masificación es clave y nos ilusiona. 

También hay que destacar la participación de las Diablas en su knock-out olímpico en Londres, contra las actuales campeonas olímpicas de Gran Bretaña, instancia a la que no habíamos accedido tan directamente antes. Hubo superioridad del rival, pero el equipo compitió de gran forma y dejó muy buena impresión en Londres”.

¿Cuáles son los principales desafíos para el 2020?

“Seguir profundizando el desarrollo hacia la masificación del hockey aumentando también la capacitación. Esta es la clave para el futuro. A nivel Torneo Nacional, esperamos seguir creciendo y mejorándolo ya que es y debe seguir siendo nuestro producto principal. Debemos seguir trabajando en los Encuentros Infantiles para las categorías menores y darles oportunidades todos los meses.

A nivel sub 21, tenemos el Panamericano Junior damas y varones en diciembre donde se reafirma la confianza de las autoridades internacionales para asignar a Chile como sede para organizar eventos. Es un gran desafío, vienen 24 equipos y será una gran fiesta del hockey y del hockey juvenil, en particular. Hay que aprovechar el entusiasmo y contagio que puede producir el Torneo para motivar en nuestro deporteA nivel adulto es un año más tranquilo. Tenemos el Sudamericano específico en Lima en junio donde esperamos que ambos equipos, Diablas y Diablos, reafirmen y recuperen sus posiciones sub-continentales y estén en la disputa por el oro”.  

¿Qué noticias han recibido sobre la cancha pública?

“El país ha experimentado cambios y movimientos muy profundos en los últimos 3 meses, a los que no podemos ser indiferentes. Esto produjo ajustes para Santiago 2023, pero la recientemente nombrada Ministra Cecilia Pérez nos confirmó que el proyecto sigue adelante tal cual, lo cual es una enorme muestra de confianza en nuestra disciplina. Nos reuniremos con los arquitectos del proyecto a la brevedad para finalizar los detalles de la obra porque el grueso ya está. Esperamos que durante el 2020 se pueda poner la primera piedra”.