Le Figaro.- Más vale prevenir que curar. La confirmación llegó a través del diario británico The Times: el seguro que cubre los riesgos de una pandemia debería pagar una suma de 114 millones de euros al Grand Slam británico. Wimbledon se iba a celebrar del 29 de junio al 12 de julio, pero el Coronavirus dijo no. Desde 1946, un grand slam de tenis nunca había sido cancelado. Sin embargo, esto no debería ser un desastre financiero ya que el All England Club, que organiza el torneo más prestigioso del mundo, tenía todo planeado.

Después de la epidemia de SARS en 2003, la organización del torneo había pagado 1,8 millones de euros por año para beneficiarse del seguro contra las pandemias. 17 años después, esto le permitió cancelar la edición de este año con bastante facilidad y «ganar» más de 100 millones de euros. Este monto constituye un colchón que amortiza en gran medida el daño financiero causado por la cancelación de un torneo, que planeaba superar los 284 millones de euros de recibos, siempre según The Times . La organización, por supuesto, perderá dinero en la emisión de boletos, parte de los derechos de televisión o patrocinio, pero se evitará el desastre económico.