Rebelión Messi: no se presentó al PCR

Lionel Messi estaba citado a las 10.15 horas de España (04,15 de Chile) en la Ciudad Sportiva del Barcelona para realizarse las pruebas del PCR y no acudió a la cita. Finalmente no se repensó su decisión y se consumó lo que era un secreto a voces. Leo no se hizo el test PCR.

El delantero argentino, tras comunicar al club vía burofax que no seguiría en el Barça la próxima temporada, hizo lo propio para dar a conocer que no tenía intención de acudir a la convocatoria que le mandó el Barcelona para pasar este domingo por la mañana la prueba del PCR.

Barcelona considera que Leo Messi tiene contrato en vigor con el club y que su obligación es seguir dentro de la disciplina del primer equipo, de ahí que le citara para este domingo como al resto de jugadores. Sin embargo, tanto el jugador como sus abogados, tras comunicar al club que no seguía en el Barcelona, consideran que ya no tiene por qué acudir a las llamadas del club.

Tras su no comparecencia esta mañana para hacerse el test PCR, se abre un nuevo marco en la polémica salida del jugador del FC Barcelona. Como decimos, el club lo considera un acto de indisciplina que mañana lunes tendrá, a bien seguro, el segundo episodio. Tras la ausencia de Leo Messi este domingo para pasar el PCR, ya no se contempla que mañana lunes haga acto de presencia a la primera sesión de entrenamiento de la pretemporada.

SITUACION LEGAL

Este domingo Leo Messi, como ya anunció ayer al club y acogiéndose a la clausula liberatoria que expuso en el burofax del pasado martes, no ha acudido a las pruebas de PCR. Un paso más en la salida del argentino de la entidad azulgrana. Un adiós que el jugador pretende que sea pactado y amistoso pero que el club no está dispuesto a aceptar. El problema radica en que Leo Messi se podrá marchar a otro club sin necesidad de tener que abonar inicialmente la cláusula de 700 millones a la que se acoge el Fútbol Club Barcelona.

La clave está en la jurisprudencia existente tanto en FIFA como en el TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo suizo) y que establece que están obligados a conceder el transfer a un futbolista en el momento que un club solicite su fichaje. Es decir, en el instante en que el Manchester City, PSG, Inter de Milán etc o cualquier otro club solicite a FIFA el transfer internacional de Leo Messi, este tendrá que concederlo para que pueda jugar en cualquiera de estos clubes. La jurisprudencia es clara en torno a que prima el derecho laboral del jugador a poder ejercer sus funciones, su derecho a trabajar.

Otra cosa son las consecuencias económicas de esta decisión que sólo lo podrán determinar, en caso de no llegar a un acuerdo las partes como parece el caso actual, en la justicia ordinaria. En concreto, serán los juzgados de lo social de Barcelona donde tienen firmados sus contratos la entidad azulgrana los que determinen si hay que abonar una cantidad por la salida del argentino y en qué condiciones.

Es decir, tendrá que ser un juez quien determine si la cláusula liberatoria a la que se acoge Messi es válida o por el contrario el jugador, nunca el club final de destino, deberá abonar los 700 millones de euros de su cláusula de rescisión conforme recoge el Real Decreto 1006 de la normativa española.  Pero esto es independiente del trámite deportivo y donde FIFA deberá actuar conforme explicamos.

Messi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.