A poco más de 48 horas de iniciarse los dos primeros partidos clasificatorios al mundial de Qatar frente  Uruguay, este jueves 8 en Montevideo y con Colombia el martes 13 en nuestro país, permítanme cierta reflexión que pretende ir más allá de los posibles resultados que siempre en el fútbol por demás serán aleatorios.

La llegada de Reinaldo Rueda generó expectativas en el medio,- con  excepciones por cierto como la de este modesto columnista,- porque calzaban con un perfil de reconocida experiencia, sereno y alejado del ruido y de polémicas y entonces  capaz de hacer frente a un vestuario indomable y fraccionado perfiles que, por demás, son muy parecidas a aquellas que adornan a quien lo escogió, Arturo Salah, en su condición de presidente de la ANFP.

Sin entrar aún al campo meramente futbolístico analicemos si estas primeras tareas han sido asumidas con éxito por Rueda. Y la respuesta es no. El candente tema Bravo-Vidal lejos de superarse está  más vigente que nunca. La situación de Marcelo Díaz, y su no convocatoria jamás quedó aclarada.

La licencia permanente que ha otorgó a jugadores y planteles completos para no presentarse a los micriciclos, carentes de metas y objetivos precisos, terminaron por subordinar los intereses de la selección a la dirigencia de los clubes.

Finalmente, y lo más bochornoso e inexplicable, no haber cumplido con partidos internacionales pactados, sencillamente porque algunos referentes se opusieron.

Todo esto, más otras concesiones, afectaron su liderazgo, prestancia y lo debilitaron, no sólo en lo personal, sino que rebajaron la jerarquía propia de la función de un cargo tan importante.

Ahora, en lo meramente futbolístico ya el análisis es más subjetivo pero en cierta medida objetivizados por la observación de los partidos jugados y los jugadores utilizados y sus formas de trabajo y su juego, en ese plano creo su aporte ha sido modesto.

Los resultados, de estos dos partidos, insisto buenos o malos no me harán variar la opinión que tengo sobre Reinaldo Rueda.

La Picá del Caco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.