Tras el inesperado cierre del torneo 2019, con ocasión de las manifestaciones sociales y despues de  intensas reuniónes del Consejo de Presidentes de clubes, quedaron establecidas las bases de los tres torneos que abarcan el fútbol profesional, distribuidos en 45 equipos en tres divisiones; Primera División, compuesta por 18 equipos, Primera B, integrada por 15 y la Segunda División profesional por 12.

Las modificaciones principales se concentran en los ascensos y descensos.

Los ascendidos a la segunda profesional, Deportes Linares y Deportes Concepción, deberán presentar cuadernos de cargos en los próximos días para ser incorporados definitivamente.

En cuanto a las descensos de Primera División a la B, serán 3 y sólo dos ascenderán.

Para esos efectos se llevarán dos tablas separadas: En una de ellas se suma todo el punntaje de la temporada del año 2020 y la otra, de coeficientes de rendimientos que pondere las unidades del año 2019 (60%) y 2020 (40%).

Los dos últimos de dichas tablas bajarán directamente a la Primera B y el tercer descendido saldra de un partido entre los dos penúltimos de cada tabla.

En cuanto a los ascensos a la Primera A se seguirá usando la misma fórmula. Sube el campeón y el ganador de una liguilla.

Los torneos comienzan el 24 de enero, en el caso de la División de honor  y el 28 de febrero, en la B.

También quedó definida la liguilla para determinar quien acompañara a Wanderers en la Primera División.

La disputarán 8 equipos entre el 11 y 29 de enero, en los estadios Monumental, Nacional y San Carlos de Apoquindo y el ganador definirá el segundo ascenso con Deportes La Serena.

La cuota de extranjeros  se mantiene en 5 en cancha como máximo y el promedio para jugadores sub 21 se aumentó a 2.142 minutos, lo que equivale a un promedio de 63%. Antes era de 1.350 segundos.