El próximo miércoles 10 de junio, la ATP le comunicará a los tenistas la fecha oficial del regreso a la competición. Para ello, está convocando a una reunión vía Zoom en el que se explicará cómo y cuándo será finalmente el regreso a la competición oficial.

Aún existe incertidumbre respecto a la realización de los torneos de Washington, Toronto, Cincinnati, Winston-Salem, como antesala del también incierto US Open.

Si no se pudiera realizar la gira norteamericana quedaría la opción de los eventos sobre arcilla incluidos Madrid, Roma y Roland Garros, que está anunciado para finales de septiembre.

Una semana más tarde se realizará  la misma reunión con los entrenadores, que conocerán los detalles de la desescalada final antes de que regrese la competición oficial.

De entre las muchas posibilidades que los diferentes organismos están barajando, cabe la posibilidad de que el torneo de Cincinnati pueda jugarse en la ciudad de Nueva York, con el objetivo de congregar durante un amplio espacio de tiempo (Cincinnati + US Open) a jugadores y jugadoras en la misma ciudad, restando viajes que sumen riesgo de contagio.

La propuesta ha sido trasladada por la USTA a la ATP y la WTA, aunque todavía es pronto para ver y comprobar su viabilidad.