¿Volveremos a ver a los blues de los 90? El equipo de Auckland hace tiempo que no domina en el Super Rugby. En la última década lo hemos visto peleando los últimos puestos de la conferencia neozelandesa, lejos del nivel mostrado cuando comenzó esta competencia.

Su último título data del 2003, cuando Carlos Spencer y Doug Howlett guiaron al equipo a la tercera corona de su historia, venciendo a Crusaders en la final por 21-17 en Eden Park.

Pero fue en los 90’ donde los Blues brillaron. En el tiempo en que el campeonato se llamaba Super 12 (por la cantidad de equipos) Graham Henry los llevó al bicampeonato en 1996 y 1997 nada menos con estrellas como Jonah Lomu, Sean Fitzpatrick y Zinzan Brooke. En 1998 alcanzaron la final. Eran un equipo de temer.

Los fanáticos exigían un plantel competitivo para volver a pelear arriba. Este año contrataron a Beauden Barrett, 10 y figura de los All Blacks, y nada menos que a Dan Carter, que a pesar de sus 38 años dicen que todavía tiene mucho que entregar.

Ante Chiefs, y bajo una intensa lluvia en Hamilton, Blues impuso condiciones y se fue con su ingoal invicto. Los 12 puntos del local fueron por penales de Damian McKenzie. Mientras que la visita sumó por la fuerza de su pack de forwards (así llegó el primer try, el de Hoskins Sotutu, el potente octavo con futuro All Blacks) y por el juego de manos de sus backs. La cuenta la completó un drop de Barrett, como para que la fiesta tenga de todo. Carter sigue sin debutar en esta temporada, lo están preparando para que esté al 100%.

Así, Blues suma dos jugados y dos ganados: ocho puntos para la tabla. Además de un aviso para el resto: Quieren volver a dominar en la competencia más importante del hemisferio sur.