Butacas vacías de pasión

Los clubes están incomodos por las restricciones que tiene el organizador del evento para atraer al hincha, al público a los estadios.

604

Se mantiene una tendencia en el Clausura 2016, la poca asistencia de público a los estadios en el fútbol nacional. Los clubes apuntan a Estadio Seguro y la mala programación de la ANFP. Pero, ¿no habrá un tercer elemento?…la pasión por ver fútbol en vivo y en directo pareciera que se está perdiendo.

Los clubes están incomodos por las restricciones que tiene el organizador del evento para atraer al hincha, al público a los estadios. En ese sentido apuntan a la labor que realiza Estadio Seguro. Ingresar hoy a un estadio es realmente complejo.

Un ejemplo es el ingreso de los periodistas deportivos: son revisados y controlados permanentemente en un sistema lento y poco moderno, donde hay que mostrar credencial, el bolso y por supuesto, el carnet de identidad… si la maquinita funcionara correctamente siempre sería mucho mejor. Me imagino cómo debe ser el ingreso  para un hincha normal. Toda una aventura.

El sistema de ventas de entradas es otra traba para la gente. Hay clubes que venden sus entradas sólo por internet y sistemas que el común de la gente a veces no entiende, ya no se puede comprar entradas el mismo día del partido y en el mismo recinto donde  se realizan  los eventos.

Es vergonzoso que uno de los partidos más atractivos de la 2° fecha del Clausura entre Audax Italiano  y Colo-Colo se controlaran 1.621 espectadores.

Estadio Seguro y el Gobierno le pone una serie de restricciones a los partidos donde juegan Colo-Colo, Universidad de Chile y Universidad Católica, especialmente cuando estos clubes van a jugar en calidad de visitantes.

Por ejemplo el estadio de Antofagasta, Calvo y Bascuñán, un recinto nuevo, con instalaciones cómodas y modernas, con  buena cancha, sólo se autorizaron vender 6.000 entradas para el duelo con La “U”. Su capacidad real son  21.178 butacas.

Estadio Seguro se defiende que es responsabilidad de los clubes velar por la organización y seguridad del espectáculo, y sobre la programación la única solicitud que realiza la autoridad es que los compromisos de alta complejidad terminen con luz de día.

Pero, no habrá también un tercer elemento: La pasión de los hinchas chilenos de ver fútbol en vivo y en directo. Cuando uno va a Argentina, a Brasil, se olfatea, se vive en la atmósfera la pasión  por ir a la cancha, alrededor del estadio se vive una verdadera fiesta para ingresar a los recintos deportivos;  acompañado de un amigo o amiga o en familia, incluso solo,  da lo mismo.

El chileno en general no vive el fútbol de esa manera, incluso hasta los periodistas deportivos más consagrados o conocidos del medio no van habitualmente a los estadios, la pasión en esos países es transversal.

Entonces, la poca asistencia a los estadios no sólo pasa por las razones ya mencionadas, que son válidas, sino que por  ir a la cancha y ver el fútbol  con butacas vacías de pasión.