Campeona de 80 años pierde récord mundial por dopaje

Barbara Gicquel, una ciclista estadounidense de 80 años, recibió una suspensión de un año y perdió un récord mundial después de dar positivo en un control antidopaje por metiltestosterona, cuyo consumo justifica la deportista por cuestiones de salud.

«Rompí una regla al tomar una sustancia prohibida. Pero no me dopé», dijo Gicquel en una entrevista por correo electrónico publicada este martes por el diario The Washington Post. Gicquel, que es abuela y reside en California, dio positivo en un control al que fue sometida para validar su récord mundial femenino de 500 metros contrarreloj en edades entre 75 y 79 años, logrado el 29 de agosto de 2019.

En su muestra de orina se detectaron metabolitos de metiltestosterona, un producto anabolizante prohibido, explicó el viernes la agencia antidopaje de Estados Unidos (USADA, por sus siglas en inglés). Gicquel alegó que comenzó a tomar el medicamento Estratest, que contiene metiltestosterona, en 2005 cuando se lo prescribió un doctor para tratar bronquitis y cuestiones relacionadas con la menopausia.

Posteriormente lo siguió utilizando por un problema pulmonar crónico sin pensar que pudiera tener un efecto para su actividad ciclista. La ciclista, sin embargo, solo pidió una Autorización de Uso Terapéutico (AUT) para el consumo de este medicamento una vez que ya había dado positivo, de forma retroactiva.

Esta solicitud le fue denegada «porque en la documentación que presentó no se establecía que tuviera una afección médica que requiriera el uso de metiltestosterona y se indicaba que era probable que el uso del medicamento le proporcionara un beneficio adicional en rendimiento deportivo», dijo la USADA. El arbitraje «llegó a la conclusión de que los resultados de Gicquel deberían ser descalificados a partir del 29 de agosto de 2015, fecha en la que ella supo por primera vez que su medicamento contenía una sustancia prohibida», dijo USADA.

La estadounidense, una presencia habitual en los últimos años en podios de pruebas para ciclistas veteranos, dijo al diario que comenzó a practicar este deporte a los 57 años y ha atravesado dos veces su país con su bicicleta. «Las carreras me motivan a trabajar duro», dijo.

Desde que le comunicaron su positivo «ha sido una montaña rusa emocionalmente (…) lleno de ansiedad, algo de depresión, y la incredulidad de que ellos querían creer que yo me estaba dopando en lugar de intentando vivir», afirmó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.