Buenas noticias llegaron esta mañana desde la localidad polaca de Gdynia, donde se disputó el Mundial de Media Maratón, tanto en damas como en varones. Fue en la competencia de caballeros donde Chile marcaba presencia con el atleta Carlos Díaz, quien cumplió una destacada actuación.

El chileno terminó la prueba en el trigésimo tercer lugar, pero lo más importante es que batió el record nacional de la prueba, con un registro de 1 hora, 1 minuto y 32 segundos, que lo deja como el mejor de nuestro país y en esta prueba como el mejor sudamericano.

En tanto con tan sólo 19 años, en su segundo medio maratón, el ugandés Jacob Kiplimo le dio el primer oro individual a su país en un Mundial de medio maratón al imponerse con 58:49 (récord de los campeonatos y de Uganda) en la carrera disputada en la localidad polaca de Gdynia.

Kiplimo, que fue la sensación de la temporada de cross del pasado año, dio una exhibición en la segunda mitad de carrera, en la que completó los segundos 10 kilómetros en 27:22.El joven atleta demuestra una vez más el talento natural que posee y que le convierte en uno de los fondistas con más futuro de la actualidad.

Su compatriota Cheptegei, otro de los favoritos por cómo llegaba a este Mundial tras su récord de 10.000 en Valencia, no pudo subir al podio y fue cuarto.

Si la carrera femenina había proyectado un ritmo de récord del mundo desde casi los primeros kilómetros, en categoría masculina los atletas protagonizaron una prueba más táctica al comienzo. El primer paso, en el 5 km, fue de 14:19, y en el 10, de 28:23, con Cheptegei en cabeza. Pero aún el grupo seguía compacto y fue el keniata Kibiwott Kandie, que llegaba a esta competición con la mejor marca mundial de la temporada (58:38), el encargado de imponer un mayor ritmo de carrera pasado el ecuador de la prueba.

El grupo, ya más lineal con Kandie en cabeza, alcanzó el kilómetro 15 en 42:17, donde ya sólo parecían aguantar Kiplimo, Walelegn y Belihu.

El ugandés de 19 años se colocó en cabeza y sólo dos atletas le pudieron seguir finalmente la estela: Kandie y Cheptegei, el doble plusmarquista de 5.000 y 10.000 metros en pista, que había logrado enganchar con la cabeza. Pero Walelegn, plata sub 20 en el Mundial de Cross de 2017, no había dicho su última palabra.

Adelantó en los últimos kilómetros a Cheptegei, que empezó a sufrir, y ahí el ugandés dijo adiós a la triple corona que buscaba, tras sus oros mundiales de 10.000 metros y cross. Al final, Walelegn fue bronce, por detrás de Kiplimo y Kandie.

Esta vez entre los ocho primeros hubo un récord de los campeonatos, dos récords nacionales y otras dos marcas personales. Por equipos, el oro fue para Kenia, la plata para Etiopía y el bronce para Uganda.