Después de la inapelable derrota frente al equipo argentino por 3 a 0, sin ganar un sólo set, la opción de clasificar a los 8 mejores de la Copa Davis parecía lejana.

La única posibilidad, dado los resultados de los otros grupos, era vencer en los 3 partidos frente al equipo alemán sin perder ningún set.

Pero ya en la primera manga del partido de Nicolás Jarry frente a Philipp Kohlschreiber todo se esfumó.

Nuevamente el jugador nacional evidenció los problemas de los últimos meses. Se vio errático, con poca movilidad y un saque que nunca funcionó. Luchó y corrió pero tras perder el primer set por 4-6, casi sin motivación, cedió el segundo por 3-6. «No estuve a la altura, es muy decepcionante» dijo Jarry en declaraciones tras el partido a TVN.

Corta estadía del equipo nacional en Madrid con una clasificación que se hipotecó el martes. Lo de hoy era una quimera.