“Coronavirus Rugby World Cup”. Este sería el nombre según el medio británico Daily Telegraph, un proyecto que está tomando forma y peso. Francis Baron, ex CEO de la unión inglesa de rugby, contó al diario inglés que le propuso tanto a la RFU como a World Rugby la organización de un torneo similar a un mundial, a disputarse en 2021.

La propuesta en detalle es que será un torneo que se disputaría entre junio y julio del próximo año, del que participarían 16 seleccionados y que contaría 31 partidos que estarían distribuidos en diferentes estadios de Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda, y cuyo principal objetivo es la recaudación de dinero para combatir la situación económica generada por la pandemia.

Las naciones participantes serían Sudáfrica, Nueva Zelanda, Australia, Argentina , Japón, Inglaterra, Francia, Gales, Irlanda, Escocia, Italia, Fiji, Samoa, Tonga, Estados Unidos y Canadá.

Este plan, según Baron, permitiría la recaudación de alrededor de 250 millones de libras esterlinas (más de 300 millones de dólares americanos) para que el rugby internacional pueda combatir los daños económicos causados por la pandemia a nivel global.

“La clave será ganar el apoyo de las federaciones del hemisferio sur, pero más bien con todos los que están enfrentando desafíos financieros graves. Este es un plan audaz y ambicioso para recaudar grandes recursos”, aseguró Baron en cuanto a la organización de la “Coronavirus Cup of World Rugby”.

El proyecto parece una locura. World Rugby no parece muy convencido, ni tampoco los presidentes del Top 14 (Francia) y la Premier League inglesa –las principales competencias en Europa-, por lo que Baron apuesta a llevarlo a delante como una iniciativa paralela y desmarcada de toda negociación con el ente madre de la disciplina.