En las últimas semanas había saltado la alarma. Se apuntaba que la organización del Dakar no había podido elaborar todavía un recorrido para la edición de 2021 debido al coronavirus y la imposibilidad de viajar a Arabia Saudí. Incluso Carlos Sainz, tricampeón del Dakar, mostraba su preocupación.

“Sé que no han hecho nada, que están esperando a que se pueda viajar”. Pero el director de la prueba más dura del mundo, David Castera, envió un mensaje de tranquilidad, asegurar que ya cuentan con dos planes de recorrido y que “por el momento el Dakar 2021 no está en una situación complicada a nivel de organización”.

“Ahora es muy fácil hacer un trazado con Google Earth, con todas las imágenes de satélite y con todos los sistemas que tenemos. Tengo ya hecho un ‘Plan A’ y un ‘Plan B’ de recorrido y ahora solo estamos a la espera de ir sobre el terreno. Las cosas cambian día a día, pedí que se parase todo, que trabajáramos sobre la hipótesis que podríamos ir allí en septiembre”..

El francés dejó claro que no han optado por lo que hubiera sido más fácil en estas circunstancias de pandemia, el repetir gran parte del itinerario de 2020. Ahora, esperan que en septiembre puedan empezar las tareas de reconocimiento para formalizar el trabajo ya realizado y crear el roadbook definitivo. “Primero saldrá un coche, y con tres días de diferencia saldrá otro, y luego otro para hacer el roadbook. Si estamos casi seguros, con dos será suficiente. El primero va a verificar que todo lo que hemos hecho a través de satélite se puede hacer y mandará las correcciones al segundo coche, que es el que hará el roadbook”, explicó, remarcando que en esta labor sobre el terreno tan solo debería variar el itinerario previsto en un “2 o 3 % como máximo”.

El francés se refirió también a los problemas que tendrán los participantes para encontrar patrocinadores en plena crisis. “Era importante parar un poco el mundo un mes, mes y medio o dos como máximo para adaptarse y encontrar la manera de vivir nueva pero nada más, porque si no nos vamos a morir todos de hambre por el coronavirus. Seguro que va a haber un impacto sobre patrocinadores y en la capacidad de cada uno de encontrar dinero. ¿Quién puede ir hoy a una empresa a pedir dinero para hacer el Dakar? Nadie. Vamos a perder competidores pero hay que vivir con eso”, expresó, revelando que ASO trabaja en ayudas para los participantes.

En el Dakar 2021 también debería ser necesario implantar normas como el uso de mascarillas, guantes, aumentar el gel desinfectante que ya estaba presente en el comedor y aumentar el número de mesas del comedor para permitir la distancia de seguridad entre comensales, medidas que todavía se deben concretar y que en septiembre deberían estar ya fijadas.

“No puedo decir lo que vamos a hacer en enero. Estamos a la espera pero casi seguro que vamos a tener mascarillas en el vivac, habrá que poner más gel de lo que ya había y que vamos a tener otra cosa, puede que más mesas en el comedor para estar más separados cada uno. Estamos a la espera y en septiembre será el último momento para nosotros para definir el tipo de condiciones. Entonces, vamos a saber con las autoridades de Arabia qué medidas podemos tomar para la seguridad de todos”, expresó.

A inicio de marzo, el Dakar, equipos y pilotos se reunieron para aumentar la seguridad de los participantes implementando una brida de admisión en las motos para reducir su velocidad, chalecos airbag y un roadbook digital. “Con el Covid-19 eso sí que nos ha complicado las cosas. Es complicado avanzar como querríamos. Lo hemos pensado. El roadbook digital sí que ha avanzado y se ha desarrollado, lo deberíamos tener en el Rally de Marruecos. El airbag es lo que ha avanzado mejor, creo que los vamos a tener, pero veremos con los equipos a finales de mayo, qué medidas podemos guardar o no, y las que no podamos hacer en 2021 las vamos a implantar en 2022”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.