El día en que Jonah Lomu jugó contra Chile

Cuarto partido del grupo C. Entraba Chile contra Nueva Zelanda en el Mundial de Seven de Mar del Plata 2001. El estadio Mundialista de la cuidad, con capacidad para 40 mil personas, estaba prácticamente repleto. De un lado calentaba un grupo de jugadores amateurs, vestidos de rojo con un cóndor en el pecho. Del otro, los All Blacks 7s, con la estrella mundial del momento: Jonah Lomu.

Con 196 cm y 120 kilos, corría los 100 metros en menos de 11 segundos, 10,86 para ser exactos. Ese era Jonah Lomu, el jugador más joven en debutar por los All Blacks, con apenas 19 años, siendo fundamental en el éxito de su selección -y sus clubes- en los años 90’. Pero en esos tiempos Nueva Zelanda tenía una deuda con el rugby: ganar un mundial de Seven, y claro, Lomu era la solución.

Hoy se cumplen cinco años desde su lamentable partida. Con solo 40 años, falleció por un paro cardíaco asociado a los problemas renales que padecía. En FaroDeportivo.cl lo queremos recordar con uno de sus enfrentamientos contra los Cóndores, en el Mundial de Seven 2001.

Durante tres días el estadio Mundialista de Mar del Plata fue escenario de la tercera versión del Campeonato Mundial de Seven, torneo que reunía a 24 equipos de todo el mundo, entre ellos, Chile.

Jonah Lomu pasando por encima de la defensa de los Cóndores en el mundial de Seven de Mar del Plata 2001. Los Chilenos: Sebastián García de la Huerta (en el suelo), Roberto Infante (tackleando) y Nicolás Arancibia con la 9.

El equipo de los Cóndores, dirigido por Elías Santillán, estaba conformado por Nicolás Arancibia (UC), Cristóbal Berti (Los Troncos), Diego Durruti (COBS), Bernardo García (UC), Roberto Infante (Alumni), Edmundo Olfos (Old Macks), Sebastián García de la Huerta (Alumni), Christian González (Alumni), Andrés Erlandsen (COBS) y Sebastián Pinto (UC).

De esperar, la fase de grupos estuvo complicada. Chile entró a la cancha ante Nueva Zelanda con derrotas frente Inglaterra (21 – 7), España (5 – 10) y Japón (5 – 7). Y todavía les quedaba enfrentar a Lomu.

“Contra nosotros jugó de pilar. A él lo iban cambiando de posición, algunos partidos también jugaba de wing. Era un tipo enorme que destacaba por sobre el resto. En esos tiempos el scrum en el seven no era tan competitivo. Simplemente se apoyaban y sacaban el balón rápido”, cuenta Roberto “Chino” Infante.

Fue un partido de David contra Goliat. Cada tackle de los chilenos era celebrado por el público. Nicolás Arancibia recuerda un enfrentamiento mano a mano que tuvo con Jonah. “En un momento estuve frente a frente con él. Lo encuadré y ejecuté el tackle con el mejor gesto técnico posible. Abajo, a los tobillos. Sentí el golpe y pensé que lo había mandado a piso. Pero cuando abrí los ojos, veo que continuaba sin problemas su carrera. Luego miro mis manos y me doy cuenta que me quedé con uno de sus zapatos. Era una lancha, calzaba fácil 50”, relata entre risas.

El partido terminó 33-0 para los de negro. Jonah no marcó, pero enfrentar jugadores de ese nivel fue la mejor experiencia para los chilenos. “En esa época el seleccionado era mucho más amateur que ahora. No recuerdo que hayamos tenido alguna táctica en especial para marcarlo, solo intentar bajarlo con la menor cantidad de personas. Había que irle abajo. Pero nuestro objetivo siempre fue jugar lo mejor posible y disfrutar del momento”, explica Infante, ex Alumni.

Jonah Lomu le terminaría entregando el mundial a Nueva Zelanda tras derrotar en la final a Australia por 31 a 12. Los Cónodres, por su parte, lograrían una campaña más que destacable al conquistar el Bowl (puesto 17), tras vencer a Zimbabue (19 – 12), Hong Kong (19 – 14), Kenia (35 – 12), y en una ajustada final a Portugal por 19 – 21, y de paso, haber jugado contra el mejor jugador de la historia. Lomu por siempre.

Try de Lomu frente a Australia

 

Plantel de Chile en el Seven Mar Del Plata 2001, saliendo del hotel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.