El proyecto del vigente subcampeón del Super Rugby está en el aire. El coronavirus ha impactado fuerte en las franquicias del hemisferio sur. Dado que la competición se canceló tras seis fechas disputadas, los equipos de cada país se recluirán dentro de sus naciones para competir entre sí. Es así que las cinco franquicias neozelandesas jugarán su propio torneo, al igual que las cuatro australianas y las cuatro sudafricanas.

Debido a estas decisiones Jaguares y Sunwolves –de Japón-, que participaban en las conferencias de Sudáfrica y Australia, respectivamente, quedaron sin competencia. Además, el presidente de la Unión Argentina de Rugby (UAR), Marcelo Rodríguez, confesó que el horizonte de la franquicia sudamericana no está clara ni siquiera para 2021.

Así es como la UAR, debido la pandemia del coronavirus y por su crisis económica que  arrastraba desde antes, dio vía libre a los jugadores para tomar ofertas del exterior, principalmente de Europa. Ya se oficializó la primea baja: su Head Coach, Gonzalo Quezada vuelve a Francia con un contrato por dos años para entrenar a Stade Francés.

“Es un hecho irreversible y para el futuro estamos analizando, con una incertidumbre bastante importante y sin estar nada confirmado, hay diferentes ejercicios que se están haciendo”, explicó el presidente de la UAR. “Es poco probable que se siga disputando el Super Rugby como se venía disputando hasta ahora en 2021, viajando y cruzando las fronteras, no lo vemos posibles con las condiciones sanitarias”, agregó.

Jerónimo de la Fuente, capitán del equipo se refirió a la cuestión. “Lo que está confirmado es que el Súper Rugby no va a ser tradicionalmente como venía siendo. Se va a jugar, como se está planeando ahora, con Nueva Zelanda, Australia, Sudáfrica cada uno en su país y Argentina queda aislada”, agregando que “La UAR nos dijo que si alguno tiene alguna propuesta del exterior que la acepte así también aliviana un poco los costos”.

El proyecto estrella de Sudamérica pende de un hilo. En sus cinco ediciones que disputó desde que se sumó al Super rugby, incluida la del 2020, Jaguares quedó eliminado en las dos primeras (2016 y 2017) en primera fase, en 2018 alcanzó los cuartos de final y en 2019 disputó el partido decisivo ante Crusaders de Nueva Zelanda, pero perdieron 19 a 3.

En la inconclusa edición de este año, los argentinos habían sumado tres triunfos, un empate y tres caídas. Su último encuentro, uno que podrá mantener tal categoría por un buen tiempo, fue derrota con Sharks por 33-19 a principios de marzo en Durban, Sudáfrica.