John Thompson, el miembro del Salón de la Fama que convirtió a Georgetown en una potencia universitaria y se convirtió en el primer entrenador negro en llevar a un equipo al título de la NCAA, ha fallecido a los 78 años. Su muerte fue anunciada en un comunicado familiar el lunes sin revelar las causas.

“Más que una leyenda, él era la voz en nuestro oído todos los días”, dijo el comunicado. “Lo extrañaremos, pero estamos basados ​​en la seguridad de que llevamos su fe y determinación en nosotros”.

Una de las figuras más célebres de su deporte en Estados Unidos, Thompson se hizo cargo de un programa moribundo de Georgetown en la década de 1970 y lo moldeó con su estilo único hasta convertirlo en un aspirante cada año al título universitario, culminando el camino con el título ganado en 1985 con Pat Ewing como estrella.

Su presencia imponía. Antiguo pivot de la NBA, sus 2,08 de estatura eran coronados, durante sus partidos como técnico, por una toalla blanca que le cubría un hombro y de la que nunca se desprendía en la banda.

Fue entrenador de Georgetown hasta 1999, y creó estirpe: uno de sus hijos, John Thompson III, fue contratado como entrenador del equipo en 2004 y se mantuvo en el cargo hasta 2017.

Sus éxitos en la NCAA le llevaron a ocupar el cargo de seleccionador USA en los Juegos Olímpicos de Seúl, y ahí sufrió una de sus mayores derrotas, al caer en semifinales ante la URSS de un Arvydas Sabonis que reaparecía tras una larga lesión en el tendón de aquiles y que ganó su duelo con David Robinson.