Gran expectación en Inglaterra ante la final de la Capital One Cup, a disputarse el día Domingo entre el Manchester City y el Liverpool. Ambos equipos se enfrentan en partido único en Wembley, para definir al campeón de la llamada Copa de la Liga.

El último enfrentamiento, por la Liga, produjo un 4 a 1 en favor de los rojos, en lo que ha sido la mejor presentación del Liverpool en lo que va esta temporada bajo el mandato de Jurgen Klopp.

No obstante, el Manchester City presenta plantilla completa ahora, a diferencia de en aquella ocasión, en la que no jugó Silva ni Company, mientras que Agüero y Fernandinho sólo lo hicieron parcialmente. Ahora, sólo De Bruyne se anuncia como baja.

Por su parte el Liverpool planea hacer un alto en su irregularidad, haciéndose fuerte en su impresionante historial: 8 títulos lo convierten en el club más ganador de este torneo, siendo el año 2012 la última vez que levantó la copa. El City sólo presenta 3 títulos.

El ganador se quedará con el primer título del año, en una temporada en la que el City de Pellegrini aún está en carrera en la Champions,y  tiene buenas chances en la Premier.

Paralelamente, sigue la Liga, con la disputa de 8 partidos de la fecha 27. Destaca nítidamente el choque entre el Manchester United y el Arsenal, en Old Trafford. Los Reds ven este partido como la posibilidad de reivindicarse ante su público de una decepcionante campaña, que lo tiene prácticamente sin posibilidades de título en la Liga, y en una dura pelea por lograr cupo de copas de Europa.

En la otra vereda, el Arsenal intenta superar el duro golpe de mitad de semana en la Champions, ante el Barcelona. Perder este partido significaría un fuerte revés también en sus aspiraciones de ganar la Liga.

El puntero Leicester recibe al Norwich, en lo que parece ser una buena oportunidad para retener la punta. Mientras que sus escoltas Tottenham también juegan como locales ante el Swansea, por lo que es probable que siga al acecho del Leicester.

Otro partido que promete emoción y bien fútbol es el del Chelsea contra el Southampton, partido fundamental para los londinenses, en su afán de obtener cupos europeos, luego de un muy mal comienzo de campaña.