Desde el 25 de Mayo, día del asesinato de George Floyd, ciudadano afroamericano de 46 años de edad se han registrado masivas protestas y serios destrozos en comisarías y lugares públicos de Minnesota, ciudad de los hechos y la Fiscalía ya anunció que el principal implicado será procesado por homicidio involuntario y otros 3 agentes fueron despedidos. Las reacciones en el mundo del deporte empezaron en la NBA con la difusión y mensaje de indignación de LeBron James. La estrella del baloncesto de Estados Unidos publicó una imagen en la que muestra a diferentes deportistas arrodillados como protesta contra la discriminación.

En la Bundesliga,  Marcus Thuram, delantero del Mönchengladbach, también se arrodilló al marcar en el duelo ante el Union Berlín. Stephen Curry también mostró su indignación y tristeza por la muerte: «George no merecía morir. George pidió ayuda y fue simplemente ignorado. Su vida negra no importaba. George fue asesinado. George no era humano para ese policía que le quitó la vida lentamente».

El tenista Nick Kyrgios publicó una imagen aludiendo al racismo en Estados Unidos. «Un país, dos sistemas». En la misma, comparaba el arresto de Floyd frente al de un hombre blanco (Dylann Roof) que asesinó a nueve personas.

La delantera del Orlando Pride y miembro de la selección nacional de fútbol de EE.UU. Alex Morgan, dijo que la muerte de Floyd la había «asqueado más allá de las palabras».

Lewis Hamilton, Simon Biles, Sloan Stephens, Sanya Richards, Isiah Thomas y Claressa Shields, también mostraron su ira mientras que 5 equipos profesionales de Minnesota: los Twins (béisbol), Timberwolves (NBA), Lnyx (WNBA), Vikings (NFL) y Wild (NHL), lamentaron la muerte de Floyd, a través de mensajes en las redes sociales.