Fue un final trepidante en el que tres atletas, la keniata Jepchirchir, la etíope Yehualaw y la alemana Kejeta se disputaron el oro en el Mundial de medio maratón al sprint después de 21,097 kilómetros, en una competición que se disputó en la localidad polaca de Gdynia.

Finalmente Jepchirchir logró un doble premio porque no sólo rubricó con el título su ataque a falta de 300 metros sino que lo hizo también con un nuevo récord del mundo de medio maratón sólo para mujeres, con 1.05:16.

Batió así el registro que ella misma estableció en Praga en septiembre, con 1.05:34, cuando se produjo el estreno mundial del nuevo modelo de zapatillas de Adidas. Finalmente Jepchirchir batió por dos segundos a la alemana Melat Yisak Kejeta. La etíope Yalemzerf Yehualaw completó el podio.

En un circuito complicado, con algunos kilómetros ‘rompepiernas’, las caídas fueron las grandes protagonistas, por lo que resultó una carrera inusual. La última de ellas, la que se produjo sobre el kilómetro 17, afectó a dos de las favoritas, a Joyciline Jepkosgei, plata en esta competición hace dos años, y Yeshanet, que se tropezaron entre ellas y perdieron ahí todas las opciones de triunfo.

Antes, el resbalón de la etíope Gudeta, defensora del título, en uno de los giros más cerrados del circuito sepultó sus opciones de victoria porque ya quedó descolgada sin posibilidad de unirse al grupo.

Así, y después de que quedaran sólo tres atletas en los últimos kilómetros, todo se jugó al sprint en el que Jepchirchir volvió a demostrar el gran estado de forma en el que se encuentra.

Pese a que no era un circuito fácil, y hubo viento en determinados momentos de la prueba, numerosas atletas lograron su marca personal en este Mundial, en concreto 38 de las primeras 50. Por equipos, ganó Etiopía y completaron el podio Kenia y Alemania.