LAKERS CERCA DEL TÍTULO EN EL OESTE

Cuarto partido de la final de la Conferencia del Oeste en la NBA, en esta noche de jueves, disputado como todo esta post temporada en la «Burbuja» de Orlando. Y en otro luchado partido, Los Ángeles Lakers le ganó a Denver Nuggets por 114-108 y puso la serie de Finales de Conferencia Oeste 3-1 a su favor para estar a apenas un triunfo de sus primeras Finales de la NBA en diez años. Anthony Davis fue la gran figura del encuentro con una planilla de 34 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias y 3 robos.

Luego de haber sufrido por demás la lucha rebotera en el tercer juego de la serie, Frank Vogel decidió poner a Dwight Howard en la alineación inicial y tratar de parar la sangría en ese aspecto. El primer cuarto le demostró que no estaba equivocado: 8 puntos y 8 rebotes (11 en total) para el pivote, siendo vital en el juego interno y sometiendo a sus rivales. El exjugador de New Orleans Pelicans también se mostró implacable (6 de 6 en tiros de campo en ese cuarto) y los angelinos lograron ponerse en ventaja gracias a su pack de interiores: 37-30.

Pero, una vez más, los Nuggets encontraron la forma de vulnerar ese cerco defensivo. Jamal Murray (16 de sus 32 puntos en el primer tiempo) se encargó de operar en ataque y descontar una desventaja que llegó a ser de doce puntos. La Ceja comenzó a fallar (tres tiros de campo errados de forma consecutiva luego de meter sus primeros siete) y el flujo ofensivo de los Lakers disminuyó: 60-55.

El complemento fue una especie de calco de lo que ocurrió en el inicio del partido: durante gran parte del tercer cuarto, Los Ángeles logró hacerse del control del trámite y a través de la aparición de Rajon Rondo pudo volver a despegarse. Sin embargo, Denver resurgió y, con una racha de 11-4, se puso a tiro para los doce minutos finales: 87-84.

Para recuperar el terreno perdido, los Lakers encararon el último cuarto con una premisa: atacar el aro. Estiraron la ventaja a siete puntos luego de seis tiros libres repartidos entre LeBron James y Anthony Davis. Además, consiguieron sacarle la quinta falta a Nikola Jokic y el serbio pasó más tiempo de lo normal en el banco.

Enfrente suyo, Murray continuó con su soberbia facilidad para anotar y mantuvo vivos a los Nuggets a pesar de ir por detrás en el marcador. James lideró a la defensa y los de Vogel, a través de paradas en ese costado de la cancha y segundas oportunidades generadas gracias al rebote ofensivo (12 en la noche) pudieron mantenerse en el final. Fue victoria por 114-108 y la serie está 3-1 y se puede cerrar este sábado en el quinto duelo de la final.

Image

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.