Es estudiante de primer año de Ingeniería en la Universidad Católica. Pero también es el flamante poseedor del record sudamericano de lanzamiento de disco (implemento de 1.75 kg) de la categoría Sub 20. Una marca que ya tenía, pero que el fin de semana pasado mejoró en cientos de centímetros. Los 65.39 logrados lo ratifican como el mejor del continente bajo 20 años, ya que el record le pertenecía desde el año pasado. El lanzamiento además lo posiciona tercero en el ranking mundial de su edad.

«La marca me deja muy feliz para terminar la categoría bien (Nota: le quedan dos meses). Las ganas siempre han estado intactas de terminar el año de la mejor manera que se pueda» nos cuenta Lucas, un lanzador que llegó a la disciplina casi por casualidad, después de tener que cumplir un castigo en el colegio.

«Físicamente me sentí bien, todo lo que había hecho en la cuarentena sirvió. Hemos trabajado muy ordenados, desde el día uno me traje las pesas. Mi casa es un gimnasio, mejoré mucho todo el tiempo que estuve en la casa con mucha comunicación con mi entrenador (Tulio Moya) para corregir errores» asegura Lucas, quien además dice, nunca se queda tranquilo con un rendimiento. «Siempre se puede mas, eso es lo que lo hace bonito también, las ganas de seguir mejorando en todo momento. Si pensara que está todo bien, dejaría de preocuparme y no haría nada mas. Así es que sentí que podía mejorar todavía mas (risas)».

Como todos los deportistas afectados por la cuarentena, privados de las competencias habituales, Nervi también ha acusado al falta de ritmo competitivo: «Queda como tarea el sentir mejor las sensaciones durante los lanzamientos. Eso puede mejorar, pero no es algo que me caliente mucho la cabeza, siempre pasa cuando uno vuelve a competir después de mucho tiempo. Hubo un gran equipo que hizo posible volver a la competencia con muchos resguardos y estamos agradecidos. Quiero terminar la categoría de la mejor forma posible, vendrán varios campeonatos mas, y quiero ver hasta donde puede llegar el disco».

Lucas tiene claro que su carrera «de verdad» comienza cuando entre a la categoría máxima, las ligas adultas. Y el futuro comienza a delinearse con las competencias del próximo año, que se insertan también dentro de la preparación para los Panamericanos de Santiago 2023. Nervi mantiene la motivación en alto, acostumbrado a buscar soluciones y no estancarse en los problemas. «Nadie nos iba a devolver ese tiempo en cuarentena, tratamos de mirar para adelante con mi entrenador, buscar soluciones. Entendimos que no todo podía ser igual de bien como de manera presencial y buscamos la forma de no detenernos en lamentarnos de que no podíamos entrenar como siempre. ¡Eso de demostró el fin de semana!»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.