A los 88 años falleció el destacado preparador y fabricante de autos de competición de F-3 y F-4, Remo Ridolfi Magglioni, padre del ex piloto de las mismas categorías y de rally, Juan Carlos Ridolfi, y siendo el menor de 13 hermanos. El deceso del ingeniero mecánico, nacido el 24 de marzo de 1932 en la localidad de Medrano, Mendoza (Argentina), ocurrió en Santiago de Chile junto a su familia.

Don Remo, como todos lo conocían, fue uno de los principales gestores del automovilismo nacional, especialmente en los autos monopostos en las décadas del ‘60, ‘70 y ‘80, cuando el autódromo Las Vizcachas vibraba y llenaba su contorno con aficionados llegando a congregar hasta 50 mil espectadores por jornadas, especialmente en los ‘70.

Los inicios de Remo Ridolfi en la preparación de motores comenzaron en la década de 1960 en la categoría Turismo Carretera, para incursionar y quedarse a partir de los ’70 en los autos de Fórmula 4, creando en 1981 su primera obra: el Ridolfi RR-02. En 1984 volvió a construir un coche Fórmula, cuando nació la categoría Fórmula 3, creando el RR01, con el cual en 1985 su hijo Juan Carlos “Lito” Ridolfi, ganó la primera fecha del Campeonato de Fórmula 3 en la Base Aérea El Bosque.

Para “Lito Ridolfi, su padre fue mucho más que su progenitor: “Fue gran amigo, un gran profesor. Soy un gran admirador de él por las cosas que hizo y todo lo que logró. Tener la oportunidad de aprender en primera fila cómo se desarrollaban los autos en esa época fue un privilegio. Fue uno de los mejores preparadores de esa época. Lo admiré por ello y por su inteligencia. También era un importante consejero para tenderme una mano y soltarme una palabra”, explicó su hijo Juan Carlos, campeón de la Fórmula 4 en los años 1978, 1980 y 1982 con la preparación de su padre.

Don Remo llegó a Santiago en 1962, a los 30 años, cuando ya dominaba los secretos de los motores de los autos y de sus estructuras, montando en Santiago Centro su taller y posterior rectificadora de motores, que hoy maneja su hijo. Como tenía amigos y contactos en su Mendoza natal, siempre traía a Chile las últimas novedades y técnicas del automovilismo de competición, aplicándolas a sus preparaciones, construcciones y entregarlas a quienes se acercaban a consultarle.

El funeral de don Remo se efectuó este domingo 12 de julio en el cementerio Parque del Recuerdo a las 10:00 horas, luego de un responso en la capilla número 2.