Malas noticias para el tenis

A la suspensión del Open 500 de Washington, que debía iniciarse el 14 de agosto, se sumará la cancelación de los dos challengers que debían celebrarse en Estados Unidos la semana en que se juega el torneo de Cincinnati en Nueva York y la que viene después, cuando empieza el US Open en las mismas pistas del Billie Jean King Tennis Center.

Los dos torneos, con una bolsa de 125.000 dólares en premios, estaban programados del 24 al 30 de agosto y del 31 del mismo mes al 6 de septiembre, respectivamente, en la localidad de Orlando y eran opciones de participación para Alejandro Tabilo y Marcelo Tomás Barrios.

La USTA, que pretende paliar la eliminación de la previa del ‘Grand Slam’ neoyorquino con 11.000 dólares para los clasificados, había creado estos dos eventos en Orlando para que los jugadores fuera del ‘Top 100’ mundial no se sintieran agraviados por la cancelación de la fase clasificatoria en el Abierto estadounidense.

El máximo organismo de la raqueta en Estados Unidos debe decidir esta semana qué hacer con la burbuja creada en Nueva York. La idea de los jerarcas de la USTA ahora mismo es jugar una vez recibidos los permisos del ayuntamiento y el estado de Nueva York, además de haber creado un protocolo extenso para los tenistas, entre ellos el chileno Cristián Garín.

A pesar del optimismo en el último comunicado interno de la ATP a los jugadores sobre la opción de no tener que hacer cuarentenas al regreso de la gira americana, la realidad es que no hay nada seguro, dado que la realidad del coronavirus es diferente en cada uno de los países de la Unión Europea. Es una interrogante que los profesionales quieren despejar antes de tomar un vuelo para cruzar el charco a mediados de agosto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.