El US Open, que podría cancelarse al igual que el resto de la gira americana como consecuencia de la pandemia, va asimilando que en el hipotético caso de celebrarse no contaría con los mejores jugadores del planeta.

Simona Halep, número dos de la WTA, fue la primera en desmarcarse de la posibilidad de viajar a Estados Unidos. Rafael Nadal confesó en un Zoom el pasado 4 de junio que no iba a coger un avión a Nueva York en las condiciones en las que se encontraba en aquel momento el país.

La situación, un mes después, es aún peor. Rafa le tiene especial respeto al coronavirus y Feliciano López, amigo personal, compañero de circuito y con el que ha ganado cinco Copas Davis, anunció ayer que el balear tiene previsto jugar el Mutua Madrid Open.

El Masters 1.000 madrileño, en el que el tenista puede sumar 640 puntos al defender semifinales de la última edición, aparece en el calendario oficial un día después de la conclusión del ‘Grand Slam’ que se disputa en el Billie Jean King Tennis Center. El objetivo en lo que resta de campaña para Nadal es la consecución de su décimo tercer entorchado en Roland Garros.

Novak Djokovic, que tal y como se informó avisó la semana pasada al vestuario de la dificultad de volar a Estados Unidos por el COVID-19 y las cuarentenas, ha regresado a los entrenamientos en Belgrado al lado de Viktor Troicki. Los dos dieron positivo durante el Adria Tour.

En este sentido, Nole, en declaraciones al rotativo Telegraf, comenta que “últimamente, solo veo críticas, muy maliciosas contra mí. Parece una caza de brujas para que algún gran nombre sea el principal culpable de todo”. Sobre su presencia en el ‘major’ neoyorquino, deja pistas: “No estoy seguro de que juegue en el US Open. Planeo jugar Madrid, Roma y Roland Garros en septiembre”.

El número uno mundial sólo ha entrenado y jugado sobre polvo de ladrillo desde que abandonó su confinamiento en Marbella a mediados de mayo. Y es que la gira europea de tierra parece la más segura y la más realista, al menos para los jugadores europeos. Tanto en Madrid, Roma como París se trabaja para tener público en las gradas.

La ATP hizo oficial el lunes un nuevo ranking en el que no se perderán puntos hasta la temporada que viene. Un motivo más para que muchos jugadores con dudas de si viajar o no a Estados Unidos dejen de tenerlas porque no hay resultados que defender por lo que no caerán en la clasificación.

Mientras tanto, Roger Federer, baja segura hasta el año que viene por una operación en su rodilla derecha, confirmaba que en las últimas conversaciones con la USTA estaba en duda la disputa de torneos en el mes de agosto.

Tennys Sandgren, el mismo fin de semana que su compatriota Frances Tiafoe dio positivo en la exhibición de Atlanta, se apresuró a decir que el US Open está por encima de cualquier nombre. Nada más lejos de la realidad. El interés en el circuito masculino va directamente ligado al ‘Big Three’ y su lucha por ser el que más grandes aglutine en su palmarés.