En un partido increíble, que se definió en tiempo suplementario, Miami se impuso a Boston en el primer punto de las finales del Este por 117-114. Dragic y Tatum fueron los goleadores de ambos equipos con 29 y 30 puntos.

Boston empezó mejor el juego, desempeñándose bien en ambos costados de la cancha para meter un parcial inicial de 13-2. El ingreso de los suplentes refrescó el ataque de Miami, que estaba atrapado en la defensa de cambios de los Celtics (18-26).

Dragic levantó a los suyos (11 puntos) atacando a Walker y a partir de eso el partido fue otro (31-36). En el desarrollo del segundo cuarto el Heat aplicó una zona 2-3 que le permitió pasar al frente y Boston no le encontró la vuelta, por lo que Stevens se vio obligado a pedir tiempo muerto en el minuto dos (50-46). Tras la pequeña pausa, tres triples (dos de Brown y uno de Smart) pusieron las cosas de nuevo en tablas (55-55).

En el tercer cuarto fue Boston el que pudo descifrar definitivamente la zona para meter un nuevo parcial de 13-2 y terminar el parcial con 12 de ventaja (71-83). Luego volvió a levantarse Miami y con dos triples de Herro y Smart tomó el mando a falta de 22 segundos para que termine el juego (106-105). En la última jugada Tatum anotó un libre para empatarlo, pero falló el triple posterior y el partido se fue a la prórroga (106-106).

Un 4-0 le dio la ventaja a Boston en el inicio del tiempo extra, pero en 30 segundos lo dio vuelta Miami (111-110). Los minutos siguientes fueron una verdadera guerra y las individualidades pisaron fuerte. Kemba de un lado respondió, pero Butler gritó con más agresividad y convirtió un triple a la antigua para darle una ventaja de dos al Heat, a falta de 12 segundos.

Las últimas acciones fueron todas de Adebayo. Primero una tapa imponente a Tatum (foto portada) y luego un libre para darle la ventaja definitiva a los de Florida, que se llevaron un juego que parecía perdido (117-114) y quedaron 1-0 en la serie de las finales del Este.

Image