El Miami Heat volvió a apelar a su gran cantidad de recursos ofensivos para volver, seis años después, a las Finales de la NBA. Miami se impulsó en Bam Adebayo y Tyler Herro, quienes en la parte final se llenaron de puntos, para vencer 125-113 a los Celtics de Boston y proclamarse así campeones de la Conferencia Este.

Los pupilos de Erik Spoelstra no pretendían llegar a un séptimo juego y desde el cuarto inicial tomaron la ventaja con un parcial de 33-27. Boston se iba a recuperar de la mano de Jayson Tatum y Jaylen Brown, pero se quedaron sin energía de cara al último cuarto.

Ahí Miami se encomendó en las figuras de Adebayo y Herro. Todos los reflectores estaban puestos en Goran Dragic y Jimmy Butler, pero fueron sus compañeros los que acabaron con las aspiraciones de la franquicia más ganadora en la historia de la NBA.

El Heat lanzó para un altísimo 56.3% de efectividad en tiros de campo, recuperándose de la lucha en los tableros que favoreció a Boston (40-42) y las 12 pérdidas que registraron a lo largo de la contienda.,  Seis de los ocho jugadores que utilizó Spoelstra superaron la barrera del doble dígito a la ofensiva, liderados por los 32 de Adebayo. Los Celtics tuvieron en Brown su jugador más activo con 26, insuficientes para evitar la eliminación de su equipo.

Ahora el campeón del Este se medirá a los Lakers, campeones del Oeste, en unas Finales inéditas de la NBA y que comienzan este miércoles y continuaran el viernes y el domingo, en sus tres primeros partidos, recordando que son a un máximo de siete compromisos, por lo tanto para ser campeones hay que ganar cuatro partidos,

Image