Los Heat de Miami se convirtieron en el cuarto equipo de la NBA que ha cerrado sus instalaciones de entrenamiento al conocer que ya son dos los jugadores de su plantilla que han dado positivo de Coronavirus.

El escolta del Heat, Derrick Jones Jr. dio positivo por coronavirus la semana pasada y ha estado trabajando a través de los protocolos de la NBA en un plan de regreso al juego. La identidad del segundo jugador no fue revelada por el equipo.

El equipo no tuvo este viernes actividad en su centro de entrenamiento, en el que ya no se permitirán entrenamientos individuales antes de partir hacia el complejo Walt Disney World cerca de Orlando (Florida), el próximo miércoles.

Por su parte, un nuevo positivo al COVID-19 registrado dentro del grupo de Los Angeles Clippers que tiene previsto viajar la próxima semana a la “burbuja” de Orlando (Florida) obligó al equipo a cerrar de manera temporal sus instalaciones deportivas.

De esta manera, el equipo no ha podido continuar con los entrenamientos, y podrían volver el lunes a abrir las instalaciones para hacer ejercicios antes de la salida prevista del equipo para Florida el próximo miércoles.

Aunque oficialmente el equipo no ha hecho ningún comentario, fuentes cercanas al entrenador Doc Rivers, dijeron que el técnico se siente “frustrado” por la falta de consistencia que hasta ahora ha tenido la plantilla a la hora de entrenarse en grupo.

Antes que se diese el cierre de las instalaciones de los Clippers, otros dos equipos, de los 22 que tienen previsto viajar a Orlando, los Nuggets de Denver y los Nets de Brooklyn, también cerraron temporalmente sus instalaciones después de las pruebas positivas al coronavirus.

Los equipos pueden enviar un grupo de 35 personas al campus de la NBA en Walt Disney World Resort como parte del reinicio de la temporada en la que van a participar 22 franquicias.

También se ha sabido que la NBA trabaja en la formación de una segunda “burbuja” en Chicago para que en el mes de septiembre los ocho equipos que no van a estar en Orlando tengan la oportunidad de competir entre ellos, de cara a mantener su mejor nivel de forma en preparación para la temporada del 2020-21.

Los Clippers llegan a Orlando como segundos clasificados en la Conferencia Oeste (44-20), cinco triunfos y medio por detrás de Los Angeles Lakers, que son los líderes. Sin embargo, los Clippers no pudieron tener en los anteriores meses de competición a sus mejores jugadores juntos en el campo por culpa de las lesiones.

El descanso forzado que ha dejado la suspensión de la competición por causa de la pandemia del coronavirus Oeste, ha permitido que los Clippers recuperaran a todos los jugadores, incluidos sus estrellas, los aleros Kawhi Leonard y Paul George, que ahora los presentan como uno de los grandes favoritos al título.