Faro deportivo tuvo la oportunidad de conversar en exclusiva con Marcelo Arancibia, entrenador de la selección de Rugby Sub 20, que nos representa en el Junior World Trophy de Uruguay.

– Marcelo ¿Cómo llegamos a Uruguay?

– Vamos bien, estamos muy concentrados y conscientes en que hicimos las cosas lo mejor posible. Con Bernard Charreyre y Jorge Alvarado, tenemos un equipo de trabajo muy unido y comprometido, con muchas ganas de hacer las cosas bien. Bernard es un entrenador de clase mundial y los jugadores han estado a la altura.

– ¿Buena preparación en general, entonces?

– Mira, la preparación estuvo buena, aunque siempre se puede mejorar – dice mirando al octavo básico del Saint George College que parecieran no cansarse corriendo tras la ovalada.

Jueguen con apoyo, continuidad, ¡continuidad! – grita algo inquieto, mientras responde a su teléfono para finiquitar los últimos detalles del viaje.

Si bien nosotros partimos en Marzo del 2016, el trabajo que se puede hacer en este tiempo no es el óptimo para jugar con Japón, por ejemplo, que ya está a un paso del primer nivel, o el mismo Canadá, que junto a Namibia es el otro rival del grupo.

Aunque tenemos fe en nuestras capacidades, hemos ido de menos a mas. Con Bernard, hicimos mucho énfasis en nuestra defensa, su expertiz como entrenador nos dio los puntos claves para aferrarnos al tackle y a la disposición táctica en las distintas instancias del juego, nos seguiremos haciendo fuertes desde ahí, para defender lo que es nuestro. De hecho fue el mismo cuerpo técnico de los pumitas quines nos lo reconocieron en una gira, pero para ir a pelear por el ascenso con naciones que llevan años metidos en el alto rendimiento se requiere mucho más.

– ¿Estamos muy lejos?

– Lejos, lejos – responde efusivo, aunque algo melancólico – lamentablemente aquí hacemos lo que podemos para estar, no lo que en realidad debemos.

Lo que pasa es que en Chile queremos estar en el alto rendimiento, necesitamos estar en el alto rendimiento, pero no queremos hacer, o más bien dicho, no estamos acostumbrados a lo que el alto rendimiento requiere.

Estuvimos en el norte, fuimos a un concentrado en La Plata, en Argentina, fuimos a un rugby camp en Uruguay, entrenamos todo lo que pudimos aquí en Chile, pero aún así estamos lejos del alto rendimiento, y aunque si bien es cierto todo parte desde un tema económico, la parte cultural es un tema muy importante también.

– ¿Falta cultura deportiva, en los clubes, en los colegios?

– Si, definitivamente.

Mira a los chicos – decía mostrando con orgullo a sus dirigidos – el trabajo que hacemos aquí es que ellos jueguen, se diviertan, que entiendan el juego y tomen decisiones. Aquí vemos potenciales jugadores de gran nivel, lo mismo curre con otros colegios, e incluso algunos clubes que están trabajando para mejorar las cosas, sin embargo aún estamos al debe porque son muy pocas las instituciones que realmente tienen buenas condiciones para desarrollar buenos jugadores y si las hay, a veces tienden a ser un poco sesgados con los resultados, o con miles de ejercicios de skills y habilidades por sobre el entendimiento del juego.

Nosotros mismo, como entrenadores, quizá no estemos totalmente listos para sacar lo mejor de rugby chileno, yo siempre lo digo, nosotros seguimos en un constante aprendizaje, aunque otros piensen lo contrario, aun no hay nadie que tenga la verdad sobre el rugby. Bernard, que tiene gran experiencia bien supo ponernos en nuestro lugar, y además nos ha dado todas las instancias para seguir creciendo y mejorando como entrenadores.

– Y a los seleccionado, ¿Cómo los ves?

– Ellos son un grupo humano espectacular, han puesto todo de si para representar a nuestro país de la mejor forma posible. Tenemos jugadores que sin duda serán el sustento de las nuevas generaciones de nuestro rugby, hay mucha habilidad, mucho compromiso. Están representados los principales clubes y colegios del país, incluso tenemos el caso de jugadores que frente a todas las adversidades de no haber salido de instituciones con gran experiencia en el rugby, han sabido nivelarse en base a su habilidad natural y muchísimo esfuerzo. Es el caso de Carlos Oyarzún, que viene desde Curicó Rugby, el de Tomás Orchard que viene desde Antofagasta, y el caso de Javier Carrasco, que comenzó a jugar en el Instituto nacional.

Finalmente son ellos, los jugadores, lo que nos mueven a nosotros los entrenadores a seguir mejorando, a seguir buscando.

– Estamos Ok muchachos – gritó de pronto, con su característico vozarrón de primera línea – momento en el que sus jugadores llegaron rápidamente a despedirse y a desearle suerte en el mundial.

Esto es gratificante – decía, Marcelo, despidiéndose y aclarando rápidamente las dudas de un par que no sabía se habría o no habría partido el fin de semana – La experiencia de estar al 100 con la selección me ha mantenido medio alejado del resto de las cosas, pero el colegio ha sido muy comprensivo conmigo, la universidad Diego Portales también, y ver la cara de los chicos que se divierten y me saludan cercanos, con confianza, me da más fuerza para seguir con esto.

Chile debutara ante Japón el martes 29 de Agosto y la alineación confirmadas es la siguiente:

Forwards: Piero Zunino, Benjamín Jeria, Marcelo Huerta, Nicolás Garafulic, Thomas Orchard, Alfonso Escobar (C), Vicente Huete, Clemente Saavedra.

Backs: Domingo Saavedra, Martín de Oto, Rodrigo Gajardo, Santiago Videla, Santiago Gana, Diego Salas, Rodrigo Manzano.

Suplentes: Javier Carrasco, Augusto Bohme, Carlos Oyarzún, Vicentre Contreras, José Escobedo, Lucca Avelli, Tomás Salas.

El siguiente encuentro será ante Namibia el Sábado 2 de Septiembre y cerrará su etapa grupal ante Canadá el 6 de Septiembre.