El boxeador chileno, Óscar Bravo, el primero en volver a la competencia tras la pandemia, perdió frente al estadounidense Rubén Torres quien alargó su estadía como invicto.

Bravo, acostumbrado a pelear en categorías de mayor peso, tuvo problemas desde el comienzo de la pelea, que rápidamente mostraron su cansancio lo que fue lapidario. Torres aprovechó la débil defensa del chileno por agotamiento, para propinarle un golpe cruzado en plena mejilla que lo descolocó.

Pese a las recomendaciones de su entrenadr Joel Díaz y un estadio sin público, Óscar Bravo no pudo remontar el pleito. Fue justamente cuando el árbitro Ray Corona decidió dar por ganador a Rubén Torres.