Terminada la temporada con Cisneros en la División de Honor de España, Pablo Casas disfruta de sus vacaciones antes de comenzar su nuevo desafío. El fullback chileno firmó su primer contrato como jugador profesional con el Lousa de Portugal, para afrontar el torneo 2020-21.

“Poder dedicarme 100% al rugby me ha permitido entrenar mejor, descansar más y eso ha aumentado mi nivel. El amaturismo tiene esa desventaja. Tienes que buscar tiempo entre otras cosas como el trabajo, los estudios, los amigos y la familia. El deporte se disfruta cuando puedes dedicarle el tiempo que merece”, cuenta el ex Country Club, que será parte de una liga donde otros chilenos ya han dicho presente, como Anton Petrowitsch y Lucas Bordigoni, quienes defendieron los colores de Academia.

Casas llegará a un equipo golpeado. En la temporada 2019-20 no supo de triunfos terminando último, tanto en la zona de clasificación como en la segunda ronda. “Será un tremendo desafío. El Club no tuvo una buena temporada quedando en la parte baja de la tabla, pero lo supe desde un principio. El desafío está en mejorar la situación, por eso se reforzaron con cuatro nuevas contrataciones –incluyéndome-. Quiero ser un jugador que tenga un rol importante en la cancha y tener la mejor temporada posible, dejar en alto el nombre de mi Club y de Chile”, explica a FaroDeportivo el formado en el Colegio Inglés Católica de La Serena.

Lousa, que viste de amarillo y azul, ha sido campeón nacional en dos ocasiones, en las temporadas 2001-02 y 2014-15, y hace de local en la región de Coimbra, zona central del país ibérico. La travesía de Casas recién comienza.