En el Ramón Sánchez Pizjuán y con la presencia desde el primer minuto de Arturo Vidal, se inició una fecha más de la Liga española donde el local Sevilla se enfrentó con el líder Barcelona.

A pesar de un improductivo dominio del visitante el resultado se mantuvo en un empate cero a cero. En la etapa final Sevilla acomodó su estructura táctica potenciando su mediocampo.

A los 76 minutos sale Vidal e ingresa Grienzmann incrementado su volumen ofensivo sin que ello se tradujera en peligro claro de gol. Tres partidos en siete días se hacen sentir y ambos equipos terminan agotados y sin chispa.

Pierde puntos Barcelona con este empate sin goles en espera de lo que ocurra en el partido entre su escolta Real Madrid que debe jugar de visita con la Real Sociedad y de ganar será el nuevo líder.

Finalizado el partido aparecieron críticas al planteo y a la formación inicial del entrenador Quique Setién, particularmente de su referente Gerard Piqué.

Setién en conferencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.