Los scrums y mauls de las ligas de rugby más importantes de Chile peligran. Faro Deportivo conversó en exclusivo con Raimundo Martínez, Presidente de la Asociación de Rugby de Santiago (Arusa).

Como a todo el mundo, la pandemia ha cambiado lo planificado para este 2020. El plan retorno todavía está en la incertidumbre. Pero avanzada las semanas se van aclareciendo ciertas dudas. El campeonato no volverá antes de octubre; las cuotas a los equipos serán flexibles; y al parecer, sí se adoptarán las nuevas reglar de World Rugby, al menos para este año. 

¿Cómo se ha visto afectada Arusa y también lo Clubes económicamente con la pandemia?

Como todo el mundo, nos hemos tenido que adaptar. Teníamos grandes desafíos y proyectos para este año, principalmente con las menores, pero claramente la pandemia cambió todos los planes. Hemos tenido que apretarnos bastante el cinturón, el equipo de trabajo ha tenido que ajustarse, pero gracias a dios la Asociación tenía un importante colchón con el que nos hemos podido mantener hasta ahora.

En cuanto a los Clubes, sabemos que muchos lamentablemente han tenido que ajustar sus costos, reduciendo el personal que trabaja junto a ellos. Teniendo muy presente este contexto, el cobro de las cuotas ha sido y será bastante flexible. Cualquier ayuda sirve en estos momentos.

¿Tienen planificado algún plan de retorno?

Hay muchas variantes para tomar una decisión. Primero que todo, la vuelta no depende de nosotros. Existe una autoridad sanitaria está por sobre todo y va dando las directrices sobre lo que se puede hacer y no.

La evolución de la pandemia será clave para poner en marcha algunas propuestas que tenemos. Hasta el momento no vemos que la situación vaya mejorando. Por otro lado, el Ministerio del Deporte y el Comité Olímpico tienen una mesa de trabajo donde se están armando protocolos para la vuelta de las distintas disciplinas, incluido el rugby.

Para presentar una propuesta real tenemos que tener claro la fecha de regreso a la actividad. Ese será el primero paso. Luego se tomará una decisión de acuerdo a lo que diga el Ministerio del Deporte y posterior a eso nos reuniremos con todos los Clubes parte de Arusa para tomar una medida. Hay que tener en consideración que los jugadores necesitarán al menos 3 o 4 semanas de entrenamiento antes de volver a la competencia.

¿Alguna fecha en la que esperan volver?

No te podría decir con seguridad. Esperamos que en octubre poder comenzar con alguna competencia, pero a esta altura es más bien una incertidumbre.

¿Qué formato de campeonato están pensando si se vuelve a jugar este año?

Nos tendremos que sentar con los equipos para definir eso. Es una decisión que queremos tomar en conjunto. Arusa no solamente la componen equipos de Santiago, también hay de Viña de Mar, Temuco, Curicó, Rancagua, por lo que los viajes serán un tema. Viajar con dos planteles en un bus será un problema por el distanciamiento social y tener que arrendar dos buses para trasladar a 30 jugadores será un gasto que no sabemos si los clubes estarán dispuestos a afrontar.

Ojalá poder hacer un campeonato corto, de octubre a enero, con la mayor cantidad de equipos y categorías posibles. El formato se puede modificar según el tiempo y el número de equipos, pero como te dije antes, esto también es una incertidumbre.

¿Existirá el ascenso y descenso si se logra jugar este año?

Ese es otro importante tema que también habrá que discutir con los clubes. Sabemos que los equipos de regiones van a estar más complicados por los viajes. Hay equipos en Santiago que sabemos que por temas económicos están totalmente paralizados, otros no saben si la cancha que normalmente arriendaban la tendrán disponible. Habrá que ser flexibles. La decisión ser realizará en conjunto.

¿Se adoptarán las nuevas reglas que recomienda la World Rugby?

Lo más probable es que sí, por lo menos por este año. Nosotros queremos que vuelva el juego lo antes posible, siempre protegiendo la salud de los jugadores. Puede que este año no veamos scrums, mauls, ni siquiera público y tampoco terceros tiempos. Pero por supuesto, esperamos que vuelva a la normalidad lo antes posible.