Regreso paulatino de los centros de esquí

La pandemia del coronavirus trajo un retraso considerable en la actividad 2020 de los Centros de Esquí y de toda las actividades relacionadas a la nieve, pese a que las montañas de Chile no contaban con semejante cantidad de nieve desde hacía 10 años. Pero cuando los centros de esquí han estado cerrados por la contingencia, la industria se resiste a dar por perdida la temporada.

«La esperanza es lo último que se pierde», señaló hace unos días el gerente de la Asociación de Centros de Ski de Chile, Francisco Sotomayor, que agrupa a 12 de las 19 estaciones del país y representa el 95 % del mercado.

Si la curva de contagios sigue como hasta ahora, los centros confían en tener una temporada de al menos 70 días, que está lejos de los 120 días que se completan en un buen año, pero que ayudaría a amortiguar las pérdidas. «Hay algunos años que la nieve se ha alargado hasta octubre», indicó Sotomayor.

«Esta temporada es bastante especial pues tenemos más nieve que en los últimos quince años», agregó José Pablo García, director comercial de El Colorado y Parques de Farellones, dos centros de esquí cercanos a Santiago.

La industria del esquí ha elaborado un protocolo de seguridad para la vuelta a la pistas y ha señalado que se trata de una actividad «muy segura», que se practica al aire libre y en la que todos llevan guantes, mascarillas y gafas por las condiciones climáticas.

“Los problemas no se generan en las pistas, sino en los accesos a los centros, en los embarques a los andariveles y en las cafeterías», apuntó el gerente de Aceski, (Asociación de Centros de Ski de Chile) quien explicó que el protocolo incluye medidas como la venta online de los boletos o el funcionamiento de los telesillas al 50 % de su capacidad.

Son 15.000 empleos directos e indirectos y 1,4 millones de visitantes al año entre nacionales y extranjeros, el esquí representa cerca del 10 % del turismo nacional y genera 200 millones de dólares por temporada, según la asociación.

«Es un poco prematuro establecer las pérdidas, no sabemos si estarán en torno a 50 o 60 millones de dólares, va a depender de la fecha de apertura total de los centros y de las fronteras», admitió Sotomayor.

Los centros dan por seguro que este año apenas tendrán visitantes extranjeros -los brasileños son tradicionalmente mayoritarios- y confían en compensarlo con la demanda nacional.

«Seguiremos fiel a nuestros principios y mantendremos la montaña cerca de los santiaguinos, con determinadas promociones para aquellos que han visto disminuidos sus ingresos y nuevos productos para todos los que van a necesitar realizar deportes al aire libre», aseguró García, de El Colorado y Farellones.

Desde Valle Nevado, otra icónica estación cercana a Santiago, también descartan la subida de precios, pero piden al Gobierno planes específicos para relanzar el sector y promocionar a Chile como un destino internacional de esquí de cara a la próxima temporada.

«No se ha invertido lo suficiente. En los últimos años no se ha hecho nada especial y la promoción ha salido solo por parte de los centros», lamentó el gerente general de Valle Nevado, Ricardo Margulis.

Recordemos que hace unos días que los ministerios de Salud y del Deporte lanzaron un protocolo para hacer posible la práctica de deportes al aire libre para comunas en Transición, y algunos centros de esquí de Lo Barnechea celebraron la noticia.

Ya El Colorado comenzó a funcionar, al igual que el centro de esquí de La Parva, por lo que se convirtieron en los primeros establecimientos en abrir sus puertas tras la pandemia, mientras La Parva informó en sus redes sociales que los interesados deben llenar una solicitud para asistir, y cumplir “un estricto protocolo sanitario y un aforo reducido”.

En El Colorado, en una primera instancia, “tendrán acceso sólo los pases de temporada alta, con un máximo de 200 cupos”.  Allí están recibiendo a los integrantes del Team Chile de Esquí y  Snowboard, los que han podido volver a entrenar tras largos meses. La federación se ha preocupado de que tengan todas las facilidades, con los resguardos debidos. No pueden abrir cafeterías ni restaurantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.