Esta mañana chilena retorna oficialmente el circuito WTA, con el torneo que se disputa en la ciudad de Palermo, iniciando la fase clasificatoria donde se inserta la chilena Daniela Seguel, pero más allá de la buena noticia de la vuelta a la competencia, dos polémicas se generaron, una en el hotel donde se hospedan las jugadoras, pues no solo se encuentran ellas, sino que está abierto al turismo en general y muchos italianos que se encuentran de vacaciones decidieron llegar a dicho hotel.

La mayor preocupación paso en que los turistas no están obligados a usar mascarilla lo que hace que el factor de riesgo para las jugadoras sea mayor, ya que las áreas comunes están habilitadas para todos. La metodología que tomó la WTA para este evento empieza desde que cada jugadora llegaba al aeropuerto de Palermo, donde un coche oficial las retiraba del mismo y las depositaba en el hotel, brindándole una bolsa con productos higiénicos, desde alcohol en gel hasta un termómetro.

Al momento de ingresar al hotel, se les realiza un test de sangre junto con el PCR y por 24 horas no podrán salir de las instalaciones hasta saber el resultado. El torneo ha sufrido las bajas de Simona Halep, Johanna Konta, Karolina Muchova y Anastasija Sevastova entre otras, pero lo positivo es que retorna la actividad profesional.

La otra fue el anunció que una jugadora dio positivo por COVID-19 a escasos minutos del inicio programado de la fase previa. La tenista afectada fue retirada del torneo y el resto de las jugadoras, entre las que se incluye a la chilena, fueron sometidas a un nuevo test.

La WTA anunció a través de un comunicado que se activaron los protocolos previstos en caso de positivos, y la jugadora fue aislada del resto de participantes y trasladada a una clínica para recibir la atención médica correspondiente.

El cuadro de la clasificación para el WTA de Palermo nunca fue tan noticia como lo es hoy, siendo el primer evento en la era de la pandemia, tras casi cinco meses después de la conclusión de los torneos de Monterrey, México, Lyon y Francia, el circuito vuelve a la acción.

Las antigua top 25 de la WTA, Yanina Wickmayer, y Lesia Tsurenko son dos de las estrellas en la qualy, en tanto la otra sudamericana presente es la argentina Nadia Podoroska.

Este evento marca la reanudación del circuito internacional femenino, como parte de la nueva normalidad, dos semanas antes de que los hombres regresen a Nueva York. La competición, que se disputará con un público limitado en las gradas, contará con un fuerte elenco, como se puede ver en la fase de clasificación, que cuenta con jugadoras del top 150.

Orden de los juegos de la primera jornada: (desde las 10 de Chile)

La chilena Seguel reemplazó a la búlgara Viktoria Tomova y jugará en el último turno del court 2, a eso de las 18 horas de Chile.