Cuarta fecha del Súper Rugby 2017 y los resultados hablan por si solos de la supremacía negra.

Los All Blacks se encumbran el la punta de la tabla con 4 partidos ganados, 19 puntos y una impresionante diferencia de +100. Esto luego de recibir en sus tierras al seleccionado de Sudáfrica que, luego de una serie de cambios en sus filas, venía en franco ascenso de rendimiento, sinembargo el gran momento por el que pasan los neocelandeses acabó con todas las esperanzas de los Springboks.

La primera oportunidad de sumar fue para la visita y estuvo en los pies de Jantjies; penal desperdiciado y de ahí en más todo fue un monologo de los All Blacks.

Tries de Nueva Zelanda: Ioane, Milner-Skudder (x2), Scott Barrett, Brodie Retallick, Tu`ungafasi, Sopoaga, Taylor, los que sumado a los 17 puntos de Beauden Barrett, configuraron el inapelable marcador de 57 – 0.

Los Pumas de Argentina visitaron a los Wallabies en Camberra, Australia, y pese a realizar un gran juego durante la primera parte del encuentro, en donde los locales debieron sufrir la gran presión que por momentos imponen los trasandinos, dejando el marcador parcial 10 -13, los dirigidos por Daniel Hourcade quedaron sin ideas tras visitar constantemente los 22 metros rivales sin poder sumar, instancia que a juicio del Coach “… terminó por agotarnos más de la cuenta y nos caímos en el segundo tiempo.”

El segundo tiempo comenzó con un gran try armado por los forwards locales que terminó por apoyar Sekope Kepu, y luego otro apoyado por el fullback, Israel Folau, ambos convertidos por Bernard Foley. El dominio de los locales encontraba su fuerte en los balones recuperados y así consiguió imponer su vertiginoso ritmo inalcanzable para los pumas que recibieron un tercer try, esta vez apoyado por Will Genia, un cuarto try anotado por Nick Phipps y el quinto ensayo anotado por Jordan Uelese, todos convertidos por Foley. Resultado final; Wallabies 45 – 20 Pumas.

“El partido creo que no era para la diferencia con la que termino, pero nada que decir, nos ganaron bien” Daniel Hourcade.

Fue bajo este escenario que los principales medios deportivos en Argentina comenzaron a cuestionar el labor hecho por Hourcade, sobre todo pensando en los constantes y repetitivos errores cometidos por sus dirigidos, quines no consiguen cerrar los partidos y terminan siendo vulnerados con mucha facilidad durante los segundos tiempos.

A esta opinión de rendimiento técnico-táctico, se suma la política de la Unión de rugby de Argentina que decidió no contar con los jugadores argentinos que no se encuentren baja el alero de su unión, dejando fuera grandes referentes y jugadores que actualmente se encuentran en otras ligas de primer nivel del rugby mundial. Esta medida ha sido adoptada por Nueva Zelanda, Australia y Sudáfrica, sin embargo Argentina, al parecer, no se encuentra en condiciones para asimilar las políticas deportivas de estas potencias del rugby mundial