CAMPEON MUNDIAL DE 100 METROS PODRÍA QUEDAR FUERA DE TOKIO 2020

La Unidad de Integridad del Atletismo (AIU) ha anunciado una suspensión provisional para el vigente campeón del mundo de 100 metros Christian Coleman después de que este haya reconocido haberse saltado un control antidopaje el pasado mes de diciembre.

No es la primera vez que Coleman comete una infracción del código antidopaje. El año pasado evitó la suspensión tras fallar tres veces en la obligatoriedad de informar sobre las reglas de localización para la realización de controles, tal como constató la AIU el pasado 9 de diciembre.

Ha sido el propio velocista el que ha informado sobre su situación de irregularidad con los controles en las redes sociales. En ellas ha dejado claro que su situación en ningún caso se debe a haber dado positivo en un control antidopaje, sino a lo que él considera la dificultad para informar en cada momento de su localización. “Lo más loco de todo esto es que cada agente antidopaje sigue un protocolo diferente y que hay gente que ha tenido sanciones menos restrictivas por dar positivo en un test”, ha explicado Coleman.

El atleta reconocía en su comunicado que se exponía a un riesgo de sanción, situación ante la cual la AIU no ha tardado en reaccionar. “Sabéis, AIU, que algo no funciona correctamente y necesita cambiar. En fin…”, ha tuiteado Coleman para adjuntar el comunicado en el que informaba sobre sus irregularidades.

A primera hora de la mañana, la AIU ha incluido a Coleman en la lista de deportistas suspendidos de forma provisional, a causa de irregularidades en los procedimientos del sistema antidopaje. La AIU ha detallado que el inicio de esta investigación sobre el estadounidense se remonta al 14 de mayo, por lo que ya se llevan varias semanas de análisis de la situación de Coleman.

La suspensión provisional deja en entredicho a uno de los principales referentes actuales del atletismo mundial. El estadounidense se ha asentado como el velocista del momento. Fue una de las grandes estrellas del pasado Mundial de Doha, en el que ganó la prueba reina de 100 metros y en el que además fue decisivo en la conquista del título de 4×100 metros de Estados Unidos.

Coleman ya había sido subcampeón del mundo de estas dos pruebas en el Mundial de Londres de 2017, superando a Usain Bolt y escoltando a Justin Gatlin.

Fue entonces cuando demostró su capacidad para asentarse en el logro de grandes registros. El 6 de febrero de 2018 batió el récord del mundo de 60 metros en pista cubierta con 6.34 segundos y poco después en Birmingham lo rozó tras lograr una marca de 6.37 segundos. Atesora las cuatro mejores marcas de la historia en esta modalidad, ya que ha corrido en dos ocasiones más en 6.37 segundos.

Rey absoluto en pista cubierta, Coleman ha sabido trasladar sus grandes registros a la pista al aire libre. Los 9.76 con los que ganó los 100 del Mundial de Doha le colocan como el sexto hombre más rápido de la historia. Ahora, no obstante, deberá dejar a un lado la búsqueda de marcas y récords para esperar a ver cómo se resuelve su caso, ya que corre el riesgo de una suspensión de dos años y, por lo tanto, se perdería los Juegos Olímpicos en Tokio el próximo año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.