Si el ambiente en torno al US Open estaba ya enrarecido, la última medida tomada por la organización no parece que vaya a contribuir precisamente a normalizarlo.

La USTA, Federación de Tenis de los Estados Unidos, de la que depende el torneo, exigirá a los tenistas que participen en el mismo firmar una exención de responsabilidad a la organización. En resumidas cuentas. que participan bajo su propio riesgo. Eso protegería a la USTA de reclamos por posibles contagios de coronavirus.

El citado documento afirma que el jugador asume cualquier riesgo y consecuencia que pueda sufrir por su participación en el torneo, incluso la muerte, propias o de cualquier persona de su equipo. Y se especifica igualmente que eso se cumpla aunque la circunstancia se diera por una negligencia de la organización.

La exención abarca a Flushing Meadows, la USTA, la ciudad de Nueva York, la ATP, la WTA, o personas individuales que participen en el evento. Algunos tenistas ya han filtrado el documento a través de las redes sociales.

En el US Open cuenta con varias ausencias de líderes de los circuitos masculino y femenino. Nueva York ha sido la zona más castigada hasta el momento por la crisis del coronavirus en Estados Unidos, aunque ahora el epicentro se ha desplazado a otros Estados.